Archivo mensual: septiembre 2012

Mariano fuma puros. Alfredo, también

Los derechos de esta foto están reservados, pero me voy a permitir reproducirla citando procedencia y autor y publicando el link del blog de donde la han sacado los medios. Pásate por su blog que hay más fotos.

Blog de Pixel y Dixel

Resulta que el autor de la foto, Jonan Basterra, estaba tuiteando sentadito en una esquina de Nueva York cuando, de pronto, la fortuna le sonrió: acertó a pasar por delante de sus propias, Mariano Rajoy fumando un puro (ostentoso, dicen algunos, yo lo veo más bien discreto).

Con buen instinto, Basterra saca todas las fotos que le da tiempo y el resultado ya está en la portada de muchos periódicos. Pero, curiosamente, el titular no es, como cabría esperar, “Rajoy se pasea por Nueva York” o “Rajoy fotografiado en Nueva York” o, yo que sé, algunos han querido criticar al presidente del gobierno aprovechando el tabaco… Yo aquí no hablo de política. En este blog son bienvenidos los que critican a Rajoy y los que lo alaban.

Los titulares, que es en lo que estaba, no han tirado por ahí. No.

El titular es “Mariano Rajoy fuma un puro”. La noticia es que fuma y, después, dependiendo de la ideología del medio, se le critica más o menos por ese motivo. Yo, por más que la miro, no encuentro nada reprochable en la foto. Rajoy fuma puros. Sí. Es evidente y ya era conocido y reconocido por él. Alfredo Pérez Rubalcaba, también fuma puros (conozco bien a su proveedor habitual) y no es por eso ni mejor ni peor. Sí sería criticable, por ejemplo, que con esta estricta Ley Antitabaco en vigor trascendiera lo que todos los fumadores, en el fondo, sospechamos: que Rajoy y Rubalcaba, y todos los demás, fuman en su despacho tranquilamente mientras los demás empezamos a notar los rigores del otoño en nuestras carnes. Pero no es el caso de la foto de Nueva York: Rajoy está fumando en la calle.

Yo aún tengo fresco en la memoria, porque lo publiqué en el blog de Prohibido Prohibir, cuando leí el libro de Javier ValenzuelaViajando con ZP” en el que el autor contaba, con esa naturalidad que propicia que se escurra el pequeño error de bulto, que Rodríguez Zapatero fumaba en el avión, al mismo tiempo que prohibía los espacios para fumadores en los aeropuertos.

Recuerdo con meridiana claridad cuando Celia Villalobos, en la jornada de puertas abiertas del Congreso, confesó ante una cámara de televisión que muchos diputados fuman en su despacho, mientras votaban por unanimidad la prohibición total de fumar en los centros de trabajo.

Y, por ir un poco más allá, todavía no se me ha olvidado el nefasto  “Pacto del tabaco”, entre Artur Mas y Zapatero, que dio el visto bueno al Estatut catalán, gracias a una reunión larga, intensa y llena de cigarrillos. No por el contenido. Insisto: yo no hablo de política.

En estas actitudes sí encuentro algo criticable: la gente tiene que fumar en la calle mientras que los que hacen las leyes se creen que están por encima de ellas. Pero en la foto de Mariano Rajoy paseando por Nueva York fumando un puro, la verdad: no hay nada malo.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Suiza respeta la dignidad del fumador

No voy a poner a Suiza de ejemplo de nada, porque no estoy muy al día de su realidad, más allá de la noticia que me dispongo a comentar. Estoy convencido de que, como democracia, tiene mil defectos y seguro que habrá quien los conozca y pondere debidamente, pero ¿qué queréis que os diga? Me han entrado unas ganas irrefrenables de coger los trastos y mudarme a Berna.

No es la primera vez que sacamos a colación Suiza y si lo hacemos, e insistimos, no es por cantar sus glorias sino para que tú estés informado de la realidad que nos rodea y que después no venga la Trinidad Jiménez de turno a engañarte, a decirte que todos los países civilizados lo han prohibido y que somos un país atrasado porque se permiten los espacios para fumadores: los países de nuestro entorno respetan, también, el derecho de los fumadores. España es, hoy por hoy, el país más prohibitivo de Europa.

Este fin de semana, los suizos han decidido por referéndum que está bien que existan espacios para fumadores en hostelería, en aeropuertos, en centros de trabajo… En todas partes. Es decir, que en Suiza, a pesar de que cada cantón tiene su propia legislación, no se agolpan los fumadores en las puertas de los locales.
Si sigues este link, puedes leer la noticia.

Y no sólo eso, sino que, además, los propietarios de hostelería tienen perfecto derecho a decidir si en su establecimiento se puede o no se puede fumar. Si sumamos este hecho, apoyado por el 70% de los que participaron en la consulta, con las fotos muchas veces publicadas de cómo los espacios para fumadores en Suiza respetan la dignidad de los fumadores, podemos sacar una buena conclusión: el derecho de los no fumadores a no respirar humo de tabaco es perfectamente compatible con la dignidad y el derecho de los que fumamos. Ya es hora de que nuestros políticos lo vean también.

Ellos te dirán que todos los aeropuertos de todos los países desarrollados han prohibido completamente el consumo de tabaco en sus instalaciones. La semana pasada te enseñamos el de Munich. Hoy, como la cosa va de Suiza, mostramos otra vez el de Zurich… Una sala muy digna patrocinada por una marca de tabaco, es verdad, pero eso no le quita ni le da nada.

Y, por cierto: la sede de la OMS está en Suiza.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Baviera ex fumadora

Recorred, hermanos, vuestro camino,
alegres, como un héroe a la victoria”.
Friedich von Schiller, Oda a la alegría.

Aunque ya no soy consumidor diario de cigarrillos, pero sí ocasional y social de cigarros (puros), conservo la costumbre de pedir habitación de fumadores en todos los hoteles en que me alojo. Me gusta la limpieza como al que más, y soy exigente con ella, pero quizá no tenga la nariz tan fina como para percibir, en una habitación bien ventilada, que en días anteriores se ha fumado. No lo noto, no creo que nadie lo note (salvo algún histérico) y aunque lo notara, prefiero el olor frío y amargo del tabaco usado, al irritante aroma antiséptico de los quirófanos.
La razón es muy sencilla: hay que mantener la demanda. El personal de los hoteles tiene que sentir que, a pesar del intento denodado de desnormalizar el consumo de tabaco por parte de las autoridades sanitarias, la gente sigue pidiendo habitación de fumadores. Si no, pronto nos quedaremos sin ellas, como sucede en Escocia, por ejemplo.
Llegué a Munich el martes y, después de un periplo profesional que ni viene al caso ni interesa, entré por la tarde-noche en el hotel Tres Leones, de la calle de Schiller, como si hubiera estado todo el día vagando por el desierto, cansado y con muchas ganas de darme una ducha.
Yo sé que en Baviera está prohibido fumar en todas partes. Lo sé porque celebraron un referéndum, en 2010, cuando estábamos en pleno debate público de la ley antitabaco en España y ganó el “no”, hecho que el lobby antitabaco exprimió hasta la última gota. Sin embargo, cuando llegué al mostrador de la recepción, pedí que mi habitación fuera de fumadores:
– Sólo tenemos tres habitaciones de fumadores – me contestó el recepcionista, por cierto, en perfecto castellano – y lamento decirle que están ocupadas.
– ¿Sólo tres? –luego la prohibición no es total – ¿Y qué hacemos? Fumo en mi habitación y ya está, ¿no?
– No, no puede – me contestó alargando mucho las oes del no. Este tipo de bromas, en Alemania se entienden mal –. Está prohibido.
– Ya, si lo he comprendido, pero… Usted no va a llamar a la policía si yo fumo, ¿o sí?
El hombre, pulcramente moreno y algo rechoncho, me clavó su mirada perruna, con la cabeza ladeada, como si no acabara de comprender.
– ¿A la policía? No, señor. Pero si usted fuma en su habitación, le cobramos 50 euros más por la limpieza.
¡Ah, amigo! En el hotel Tres Leones, las que multan por fumar son las camareras… ¡Y 50 eurazos nada menos! Harán una limpieza a fondo, digo yo. ¡Estarán deseando que alguien fume para poder asumir el coste de descolgar las cortinas! No seguí con la broma, porque me di cuenta de que en los niveles de comprensión de la ironía, el recepcionista del hotel Tres Leones estaba a una altura demasiado bávara como para pillarlo.
– Era broma, – le dije y él respiró –. Yo no fumo.
Y hasta me pareció que sonreía…
– Por cierto–, concluí, – ¿no tendrá unas cerillas?

CODA:

Y sin embargo, cuando el miércoles llegué a la puerta de embarque del aeropuerto de esta Baviera ex fumadora, me encontré con que HAY un espacio para fumadores. Es una vitrina amplia y no es lo ideal, falta el respeto a la dignidad de las personas, pero algo es algo, ¿no?

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Lógica aplastante

Fuera de cualquier matiz partidista, los fumadores nos hemos sentido, en ocasiones, abrigados por las opiniones públicas de la ya ex presidente de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, respecto a las prohibiciones de fumar y a la libertad. Fumadores por la Tolerancia no entiende de política, ni está con el PP ni con el PSOE ni con ningún partido ni en su contra, ni hablamos de otra cosa que no sea tabaco y libertad. Pero Aguirre es la única política que, aunque sea un poco, ha defendido nuestra causa. Ya sabemos que los políticos hoy dicen una cosa y mañana, la contraria, pero sus declaraciones del pasado están ahí, en Google.

Ahora, se ha hecho público que Eurovegas se va a instalar en Madrid y Aguirre vuelve a la carga: “Yo creo que si Singapur es un lugar tan exigente y permite fumar en el casino, dentro de las salas de la ruleta, y lo mismo EEUU, no me sorprendería que dentro del casino se permitiera fumar en España, me parecería lógico”. Es la lógica aplastante de los miles de millones de euros que va a invertir el señor Adelson en Madrid, que tiene más peso en nuestros políticos las 600.000 firmas que recogimos en 2010 contra la prohibición.

Nosotros, que conste, no estamos en contra (ni a favor) del proyecto de Eurovegas, pero no entendemos esa proposición lógica. Singapur, vale, pero Estados Unidos no tiene una legislación tan dura contra los fumadores como la española, ni los fumadores americanos pagan los impuestos que pagamos nosotros. No comparemos, por favor.

La lógica aplastante de nuestras 600.000 firmas nos dice que debería estar permitido fumar en centros de trabajo, en restaurantes, en bares, en todos los espacios al aire libre donde lo prohibieron en 2011… En espacios dignos en aeropuertos, en vagones de tren para fumadores y, en general, en todos aquellos lugares en los que el derecho a fumar no vulnera el derecho del no fumador a respirar aire sin humo de tabaco.

No entendemos otra lógica.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

1 comentario

Archivado bajo Esperanza Aguirre, Eurovegas, Ley Antitabaco, Uncategorized