Archivo de la categoría: Ley Antitabaco

Estadísticas alarmantes

Os he tenido tan abandonados estas dos semanas, que me siento en deuda y con ganas de molestaros dos días seguidos. Será el sol que brilla y anuncia la llegada del calor y el fin de esos cigarrillos acurrucados en los portales, ateridos de frío por culpa de una ley injusta.

Estoy de buen humor.

Ayer, un señor que se llama Santiago Cervera… ¿Os suena? Es una rara avis en estos tiempos que corren porque es un político dimitido. Sí, como lo leéis. Era diputado y dimitió, y encima por algo de lo que fue claramente víctima. Aquí tenéis la información CLIC

cervera

Este señor, de conducta irreprochable (y no es una ironía, desde aquí mi respeto y mi admiración por su honorable actitud), era diputado por UPN-PP en la anterior legislatura, cuando se perpetró la ley antitabaco. Era miembro de la Comisión de Sanidad y fue nombrado ponente de la ley. Lo malo: es un antitabaco reconocido, incluso con ésa pátina, algo irracional, que tienen todos los antitabaco que parece que se negaran a escuchar los argumentos, válidos o no, de quienes estamos en contra de la ley. Cervera es así. Lo sé porque en 2010 mandamos un kit antiprohibición a todos los diputados, un gesto simbólico y simpático para recordarles que la prohibición iba más allá de la protección del derecho del no fumador y, de paso, que ellos mismos también tendrían que salir a la calle a fumar. Cervera nos contestó que el regalo le había parecido una astracanada.

Yo le sigo en Twitter, @santiagocervera

Ayer publicó el siguiente tuit: “Bien! “@materia_ciencia: El número de fumadores desciende al 24%, la cifra + baja en 25 años, según Encuesta de Salud” y publicaba un link en el que se informa sobre la Encuesta Nacional de Salud. CLIC

Me pareció una coincidencia curiosa: justo yo acababa de publicar una entrada en la que hablaba de que el Barómetro Sanitario señalaba que en España fuma el 32% de la población. CLIC

Así que le contesté: “@santiagocervera Pues el ministerio de sanidad no dice lo mismo. Página 10” y lo colgué el link del Barómetro, que también es del ministerio. No me contestó. Tiempo después dijo: “La gran guarrada nacional: esa manía de tirar todas las colillas al suelo“. Cosa con lo que estoy casi del todo de acuerdo con él… ¡Por favor, no tiréis las colillas al suelo! No sólo es sucio, sino que, además, llena de argumentos a gente como Santiago Cervera…  sino fuera porque opino que la gran guarrada nacional es tirar todo tipo de desperdicios al suelo (colillas, papeles, deposiciones caninas…) Pero no quiero apartarme del tema.

Me quedé pensando cómo es posible que el Ministerio de Sanidad dijera al mismo tiempo la misma cosa pero distinta: según la Encuesta Nacional de Salud 2011-12, fuma el 27’1% de la población (Cervera celebró el 24% omitiendo que hay que sumarle un 3’1% de fumador ocasional), pero, según el Barómetro Sanitario 2011, también del Ministerio, la población fumadora es el 32%.

Ya se sabe que esto de las encuestas depende mucho de quién la haga, del método, de la muestra y, sobre todo, de cómo se interpreten los resultados, pero la contradicción del Ministerio es demasiado evidente. No es lo mismo que fumen el 27’1% que el 32%… ¡Estamos hablando de una diferencia de dos millones de personas! ¡La mayoría de partidos políticos con representación parlamentaria no tiene tantos votos!

No hay que tomárselo a chiste. Con dos encuestas firmadas por el ministerio, según interese, los médicos usarán una cifra u otra con la misma legitimidad. Los de la escuela maquiavélica que creen que el fin justifica los medios, dirán: “La ley antitabaco es un éxito: sólo fuma ya el 24%. Estamos en el camino correcto“. Sin embargo, cuando quieran apretar más las clavijas, dirán: “Es el momento de dar un paso más en la lucha contra el tabaquismo y por la salud pública: aún fuman el 32% de los españoles. Las medidas adoptadas son buenas, pero insuficientes“.

En cualquiera de los dos casos, estamos perdidos. Por eso, al menos, tenemos que reírnos. Hace unos años, me llegó por no recuerdo qué vía esta estadística que, estaréis de acuerdo conmigo, es mucho más alarmante:

“(1) Número de médicos en USA: 700.000
(2) Muertes al año por negligencia médica en USA: 120.000
(3) Muertes accidentales por médico: 0’171

Fuente: U.S. Dept of Health and Human Services.

Por otro lado:
(1) Propietarios de armas de fuego en USA: 80 millones… Sí, 80 millones.
(2) Muertes anuales por accidentes con armas de fuego: 1.500
(3) Muertes accidentales por propietario de arma de fuego: 0’0000188

Fuente: FBI.

Así que, estadísticamente, los médicos son aproximadamente 9.000 veces más peligrosos que los propietarios de armas de fuego.

Hecho: no todos los americanos tienen una pistola, pero casi todos tienen al menos un médico. Terrorífico. Deberían prohibir los médicos antes de que la situación se desmadre”.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Barómetro Sanitario, Fumadores por la Tolerancia, Ley Antitabaco, Ministerio de Sanidad

Los cigarrillos (legales) se hunden

No penséis que me he olvidado de vosotros. Tengo mucha tarea y, citando a los clásicos (es decir, Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja sitio a lo importante“. Parece que el filtro antitrolls que tiene wordpress funciona de maravilla, porque estos días atrás hemos sufrido el ataque furibundo de un antitabaco lleno de ira y de argumentos cacosos y el propio blog lo ha clasificado de spam. Os imagináis los piropos que os lanzaba, ¿no?

Ya sabéis que yo soy partidario de que todo el mundo diga lo que le parece, a favor y en contra. De hecho, alguien hay por ahí cuya respetable opinión siempre es contraria a la mía, pero con firma. Otra cosa es trollear y, aunque el mejor remedio contra los trolls es no darles de comer (“Don’t feed the troll“), ante sus razones espirales y retroalimentadas muchos de vosotros no podéis refrenaros. Así que, mejor así.

Os cuento que he estado manejando cifras de venta de cigarrillos en 2012 y  son un cante. Puede que alguna ex ministra de Sanidad se sonría de medio lado y que las asociaciones médicas aplaudan y atribuyan el descenso de venta de cigarrillos a la Ley Antitabaco, confundiendo al personal, como hacen siempre, en un cóctel de cifras en el que no se marca la diferencia que existe entre venta y consumo de tabaco. Son cosas muy distintas, como todos vosotros sabéis. Las ventas de cigarrillos han vuelto a caer en 2012 un 10%, pero el consumo, queridos amigos, no ha dado señales de descender y eso no está medido, salvo por el Barómetro Sanitario 2011 (CLIC página 10), del Ministerio de Sanidad, que insiste en que, a pesar de leyes, prohibiciones, arrinconamientos y estigmatizaciones sociales; a pesar de las ministras que salen ufanas a anunciar a la prensa que gracias a su ley han dejado de fumar un millón de personas… En España sigue fumando un tercio de la población adulta. Igual que hace dos décadas. Vamos, que las políticas antitabaco basadas en la represión del hábito son, como siempre hemos dicho en Fumadores por la Tolerancia, un rotundo fracaso.

Hace cinco años, el mercado de cigarrillos en volumen superaba las 90.000 millones de unidades vendidas. Se hablaba, entonces, de mercado maduro, con una leve tendencia al decrecimiento. Nadie podía espera que en 2012, el mercado apenas superara los 50.000 millones de unidades, un 40% menos en un quinquenio. Aquella “leve tendencia al decrecimiento” se convirtió en una caída del 9’88% en 2009 (81.000 millones de unidades), otra del 11% en 2010 (72.000 millones de unidades), un hundimiento del 17% en 2011 (59.000 millones de unidades) y un 10% menos, de nuevo, en 2012.

En este punto de la ecuación, hay que volver a hablar del impuesto contra los fumadores, porque estoy convencido de que os va a resultar, al menos,  curioso. A pesar de que el mercado de cigarrillos se ha empequeñecido hasta casi la mitad, en 2008 los fumadores pagamos a Papa Estado 9.200 millones de euros en impuestos por fumar y, en 2012, con la venta capitidisminuida, esa cifra ha subido hasta los 9.300 millones de euros.

¿A que no adivináis por qué?

La marca más vendida, Marlboro, ha pasado en estos cinco años de 3’00 euros a 4’65 euros, es decir, ha subido un 55% y hoy ya no se puede encontrar en el mercado un paquete de cigarrillos por debajo de 3’80 euros. ¿Han sido las malvadas tabaqueras?  ¡No! ¿Acaso los avariciosos estanqueros? ¡Tampoco! Ha sido el Estado que ha subido los impuestos hasta, en algunos caso, el 86% de la cajetilla. Os encargo una tarea: encontrad otro producto de venta legal en España cuyo precio haya subido en cinco años un 55%. No hay ninguno, ¿por qué? Porque se habría hundido su demanda.

Las subidas de precio benefician en parte al estanco, cuya comisión es fija del 8’5%, pero, por otro lado, empujan a los consumidores a otras ofertas. Ese es el único e indudable resultado del enorme incremento de la presión fiscal sobre los fumadores: el fumador no deja de fumar por mucho que le suban los impuestos. La demanda de tabaco es rígida, pero se desplaza a otros productos, para seguir consumiendo a mejor precio.

Aquí entra, sin duda, el tabaco de liar y su meteórico ascenso, que si el consumidor entiende que es más barato es porque, también, deja menos rédito sobre el mostrador del estanco. Pero lo malo no son las nuevas variedades de tabaco legal, sino la invasión lenta y despiadada del tabaco ilegal: contrabando tradicional (menudeo de frontera, principalmente), cajetillas falsificadas que vienen del este, que son cigarrillos de tabaco y de a saber qué más y, sobre todo, las marcas blancas ilegales.

En 2012, según El País (CLIC), la Guardia Civil incautó de 491.000 cajetillas de tabaco ilegal, frente a las 242.000 del 2011, es decir, un 103% más. Las aprehensiones de las aduanas, por alta que sea la cifra, suelen ser sólo una parte pequeña de lo que entra por la frontera. Hoy se estima que el tabaco ilegal copa ya entre el 10% y el 12% del mercado, es decir, entre 5.000 y 6.000 millones de cigarrillos. Esto sí que hace daño: al estanco, a la industria tabaquera, al Estado, que ve mermados sus ingresos por impuestos y, sobre todo, al fumador que, por ahorrarse un dinero, no sabe ni lo que está fumando.

Y, mientras tanto, los médicos a celebrarlo por todo lo alto. No sabemos qué: hay los mismos fumadores, se expone a los consumidores a tabacos de ínfima calidad y dudosa procedencia, los estanqueros se arruinan… Alguien debería darse cuenta de que las políticas antitabaco tienen que dar un giro de 180 grados y que en el debate público sobre fumar o no fumar, copado hoy por argumentos puramente sanitarios, hay que dar espacio también a razones lógicas de ámbito socio-económico.

Mucho ojo con el tabaco que compráis. Os lo digo en serio. Hay en el mercado negro auténtico veneno para fumar. Quiero decir veneno de verdad.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

2 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impuestos del tabaco, Ley Antitabaco, Tabaco ilegal

¿El principio de la vuelta atrás?

La semana pasada sucedió algo inesperado y, al mismo tiempo, esperanzador que, por falta de tiempo, no fue debidamente ponderado en este blog y no merece menos.

El Congreso de los Diputados, el nacional, el que aprobó la Ley Antitabaco en diciembre de 2010, ha aprobado una Proposición No de Ley de apoyo al sector del tabaco español… A todo el sector del tabaco, quiero decir, desde el cultivo hasta el estanco, pasando por la industria tabaquera que opera en nuestro país.

CLIC

Yo no sé qué pensáis de esta especie de esquizofrenia política. Es verdad que el Congreso de los Diputados que aprobó la Ley Antitabaco no es el mismo que el que ha dado luz verde a esta Proposición No de Ley, pero el hecho da que pensar: en tiempos de crisis, y con una recaudación de 9.384 millones de euros por impuestos a los fumadores, parece que la salud permanece en un segundo plano y que lo que importa es la economía… Más bien, los puestos de trabajo.

El tema es el siguiente, para que lo veáis de manera global: ya hemos hablado aquí de la reforma de la Directiva Europea de Productos de Tabaco (TPD, en sus siglas inglesas) y de cómo, con el viejo argumento de la armonización de legislaciones nacionales para eliminar barreras al comercio interno de la Unión, el dimitido Comisario de Salud, John Dalli, pretendía darle una vuelta de tuerca definitiva al sector del tabaco en Europa y, por ende, a los fumadores: cajetilla neutra con mayores advertencias y pictogramas, fuera mentolados, fuera ingredientes, fuera formatos short y slim, nada de exhibir el producto en el punto de venta, no a las máquinas expendedoras… En definitiva, más prohibiciones.

Este es John Dalli, dimitido por un escándalo de tráfico de influencias

John_Dalli

Puede que, en un principio, podamos pensar que son prohibiciones que, como fumadores, nos afectan poco, salvo en nuestra capacidad de decidir por nosotros mismos (que no es baladí), pero tened por cierto que el momento de la incorporación de la Directiva a nuestro ordenamiento jurídico es el propicio para la modificación de la Ley Antitabaco. Odio dar ideas, pero el que crea que las prohibiciones de fumar en lugares públicos ha llegado a su extremo es que no conoce la naturaleza de los enemigos del tabaco: el veto al tabaco en espacios al aire libre no ha hecho más que comenzar.

Aparte, no está demostrado que ninguna de esas medidas vaya a reducir en absoluto el consumo de tabaco. Se proponen para limitar más las opciones al fumador, porque, vosotros me diréis, ¿qué derecho de qué no fumador se protege prohibiendo el mentolado o los cigarrillos slims?

El mes pasado, el nuevo Comisario de Salud de la UE, Tonio Borg, hizo público el borrador de la reforma de la TPD, a pesar de las dudas que el sector sanitario quiso sembrar sobre su nombramiento (o, precisamente, por eso) y aunque la propuesta no es tan dura como se esperaba, lo cierto es que no es exagerado declarar que es un golpe duro a toda la cadena de cultivo, fabricación, distribución y venta de tabaco en España.

CLIC

Este señor es Tonio Borg, el nuevo comisario de Salud de la UE.

borg_tonio

Las autoridades sanitarias y las económicas de España tienen que medir bien las medidas diseñadas para actuar contra la industria legal de tabaco que opera en nuestro país y contra sus consumidores, no vaya a ser que poniendo barreras al comercio legítimo y que paga buenos impuestos, estén dando facilidades a las mafias internacionales para hacerse con el mercado. De hecho, las sucesivas subidas de impuestos ya han puesto en manos de los criminales en torno al 10% del mercado de cigarrillos en nuestro país.

¿Alguno de vosotros se cree que los contrabandistas de cigarrillos y el terrorismo internacional, que aprovechan el oneroso comercio de tabaco ilegal para financiarse y para lavar capitales procedentes sus actividades criminales en otros campos, como el tráfico de armas o la trata de blancas, se va a preocupar por la salud de los no fumadores? ¿Creéis que si nos inundan el mercado con marcas blancas y falsificaciones se van a preocupar de que los menores no compren tabaco o de los ingredientes de los cigarrillos o de sus límites de nicotina y alquitrán? ¿Creéis que van a poner la foto horrenda en la cajetilla?

Aquí tenéis a Tonio Borg presentado cómo será, de aprobarse la TPD, la cajetilla de tabaco de venta legal en estancos. La ilegal, la que pagarás las actividades de las mafias, no será así.

tborgtpd
Tabaco mucho más barato, sin advertencia sanitaria, sin foto horrorosa y a disposición del fumador 24 horas al día…
Ante esta posibilidad, y con los tiempos que corren, es normal que el Congreso entienda que esas nuevas medidas que vienen de Europa ponen en riesgo los 56.000 puestos de trabajo del sector tabaquero y ya sabemos lo que pesa eso hoy en las decisiones de nuestros políticos. La pena es que en 2010 no quisieran escuchar a la FEHR cuando hablaba de la gran cantidad de puestos de trabajo que se perdían con la prohibición total de fumar en hostelería, pero esto es otra historia… O, tal vez, no.
¿Qué opinas? ¿Se habrán dado cuenta nuestros políticos de que contra el tabaco y los fumadores no se justifica todo? ¿Será esto el principio de la vuelta atrás?

Javier Blanco Urgoiti +D, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

28 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impacto económico, John Dalli, Ley Antitabaco, paquete plano, Reforma de la Directiva Europea de Productos de Tabaco, Tonio Borg

Multados por tener ceniceros en la mesa

Temas pendientes:

Primero. Las fotos de las zonas de fumadores de los aeropuertos. Hemos conseguido una veintena de ellas, ¡pero necesitamos más! Por favor, a info@clubfumadores.org con el asunto “Fotos aeropuertos”.

No penséis que no sirve de nada. Toda reacción que consigamos sirve y aquí de lo que se trata es de demostrar que lo avanzado, lo desarrollado, lo moderno no es prohibir, sino regular los espacios para la protección de los derechos de todos. Yo no sé si vosotros habéis tenido ocasión de comprobarlo, pero la última vez que estuve en la T4 de Barajas fui al cuarto de baño y olía mucho a tabaco. No lo juzgo, aunque yo nunca fumaría allí. Me limito a constatar una realidad y es que la prohibición total de fumar en los aeropuertos está muy lejos de servir al fin para el que fue aprobada: proteger a los no fumadores del humo de tabaco en el ambiente. Cambiémoslo. Habilitemos espacios dignos para fumadores, donde uno se pueda sentar, tomarse un café y leer el periódico mientras espera su vuelo fumando tranquilamente, con la seguridad de que no se está vulnerando el derecho de ningún no fumador.

Segundo. Vamos a hacer una encuesta. Espero que esté preparada esta semana. La encuesta se refiere a prohibiciones aprobadas y, sobre todo, a futuras prohibiciones, las que nos vienen. Necesitaremos vuestra ayuda para darle la máxima difusión. La encuesta sólo va a permitir una respuesta por IP, pero necesitamos que la participación sea lo más amplia posible. Esa será la manera de que sea reflejo fiel de la realidad. Os animo a participar y a difundirla para conseguir esa muestra amplia.

El tema de hoy es algo casi personal.

Mi madre, Begoña Urgoiti (de Bilbao y se le nota en la elegancia, la clase, el saber estar…) es presidente de un centro cultural y deportivo en Boiro, La Coruña, al que un inspector de la Xunta de Galicia ha tenido la puntería de multar por transgredir la ley antitabaco. Los centros culturales están recogidos en el artículo 7, apartado j) de la ley 42/2010, como lugares donde no se puede fumar sin que la ley precise la excepción de los espacios al aire libre. No quiere decir que esté prohibido, porque para que así fuera tendría que decirlo de manera explícita. Como norma general, todo lo que no se prohíbe por ley, está permitido.

La cuestión es que en los centros culturales está prohibido fumar, pero el caso del Centro Cultural y Deportivo de Boiro es distinto porque tiene un bar y el bar tiene una terraza en la entrada donde, evidentemente, la gente fuma sin tener en cuenta la interpretación legal y constitucional del apartado j) del artículo 7 de la ley 42/2010. La gente saca su consumición a la terraza para fumar allí sin molestar a nadie.

Cuando llegó el inspector de la Xunta ni siquiera estaban fumando en la terraza, pero, eso sí, había ceniceros en las mesas  y no estaba señalizada la prohibición de fumar. Hay que hilar muy fino para aceptar que se pueda multar a un centro cultural por tener ceniceros en las mesas de la terraza al aire libre de su bar. Me he repasado toda la ley antitabaco buscando el artículo o el párrafo o la disposición adicional que prohíba tener ceniceros en las mesas, pero no he visto nada.

La multa dice: “Este establecemento ten retranqueo con tres mesas con cinceiros e sen sinalizar. No momento da inspección, advertido o responsable de que non se pode fumar nese espazo procede á retirada dos cinceiros e coloca os carteis de “Prohibido fumar”. Lo traduzco, aunque creo que es claro: “Este establecimiento tiene retranqueo con tres mesas con ceniceros y sin señalizar. En el momento de la inspección, advertido el responsable de que no se puede fumar en ese espacio, procede a la retirada de los ceniceros y coloca los carteles de “Prohibido fumar”.

La multa son 75 miserables euros, pero eso es lo de menos. Ni siquiera voy a discutir si en ese espacio se puede o no se puede fumar, porque eso es lo de menos y es imposible saberlo hasta que llega el inspector y te multa. La ley antitabaco es tan mala, está tan mal hecha, que causa esa indefensión en los ciudadanos. Los que la escribieron, que son médicos (no abogados), quisieron ser tan precisos en la descripción de los espacios donde no se puede fumar, tan meticulosos, que consiguen el efecto justo contrario, porque una ley no puede aspirar a recoger toda la casuística particular que surge ante su aplicación. Si la ley dijera: “Se prohíbe fumar en España” sería muy general, pero todo el mundo lo entendería. Pero la ley antitabaco dice: “A efectos de esta ley, en el ámbito de la hostelería, se entiende por espacio al aire libre todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos”. ¿Qué galimatías es este? Aquí de lo único que se trata es de intentar, por ley, que los espacios donde sí se puede fumar sean lo más incómodos posibles. Por eso, dentro de poco prohibirán las setas de calefacción, como ya se ha hecho en París, y si pudieran, prohibirían las mantas y los paraguas. El objetivo declarado de la ley antitabaco es acosar al fumador.

Lo dice AQUÍ su máximo responsable, Ildefonso Hernández, ex director general de Salud Pública, ex presidente de la Sociedad Española de Epidemiología, asociación médica patrocinada por Pfizer (Champix).

¡Qué hombre más majo, Ildefonso Hernández! A mí me recibió en el Ministerio de Sanidad siendo él Director General de Salud Pública. Intenté, en vano, convencerle de que había que regular el uso del tabaco para respetar los derechos de todos y sabéis lo que me contestó: “Como no fumador, considero que es un abuso por parte del fumador pedirme permiso para fumar en mi presencia“.  Este señor tan abierto y tan tolerante, es el autor de la ley antitabaco.

Efectivamente, en el artículo 7 apartado J de la Ley 42/2010, la ley antitabaco, se dicta la prohibición de fumar en centros culturales sin que se señale la excepción de los espacios al aire libre, pero lo cierto es que el Centro Cultural y Deportivo de Boiro tiene un bar, que ese bar tiene una terraza y que la terraza es al aire libre. No se vulnera el derecho de nadie permitiendo fumar en esa terraza y mucho menos es razón para multar a nadie que haya ceniceros sobre las mesas.

Si queréis expresar vuestra solidaridad, lo podéis hacer en

FACEBOOK DEL CENTRO CULTURAL Y DEPORTIVO DE BOIRO

Muchas gracias a todos.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

11 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Ildefonso Hernández, Ley Antitabaco

Más allá de Laffer

No sé si ha quedado suficientemente claro y, por eso, insisto:

¡Fumadores! ¡Sed conscientes de vuestra importancia en los tiempos que corren!
¡Pagamos un dineral en impuestos!

Aquí os suelto alguna cifra para que os hagáis una idea:

Siempre que veo este cuadro,  pienso en decir las mismas cosas:

PRIMERO: Y fundamental. Otros vendrán con estudios, estimaciones y estadísticas, pero esto no es ni un estudio, ni una estadística, ni  una estimación. Esto es, euro por euro (peseta por peseta, cuando se usaban), el dinero que los fumadores hemos pagado al Estado por fumar desde 1991. Repetid conmigo:

CIENTO VEINTICINCO MIL MILLONES DE EUROS.

Y dicho esto, ¿qué hacemos? ¿Rescatamos a Grecia o directamente a Alemania?

SEGUNDO: Ésta es la cifra real que se corresponde al impuesto especial de las labores de tabaco (cigarrillos, cigarros, picaduras de liar y de pipa) más el IVA que también es un impuesto del tabaco. En la que sale en los periódicos, no tienen en cuenta el IVA.

TERCERO: El año 2011 marcó un hito: la recaudación cayó por primera vez en la historia y nada menos que un 8’99%. Y aquí es donde sí caben todas las interpretaciones, algunas sensatas y otras, un puro desvarío que responde a la necesidad de justificarse de algunos y, también, a los que ven en todo ocasión de llevar el agua a su molino sin importarles la verdad.

Pero no les hagáis ni caso.Sueltan cualquier tontuna mediática para que suene bien: que si la ley antitabaco, que si la gente fuma menos, que si la abuela fuma más… Ya sabéis.

Seamos serios: ¿vosotros no sabéis que ningún gobierno puede aprobar una ley que, a sabiendas, merme los ingresos del Estado sin que esa ley pase por los órganos consultivos correspondientes? Esto no lo pueden hacer de ninguna manera, por tanto, el gobierno de Zapatero no tenía ni pajolera idea de la repercusión que su ley antitabaco iba a tener, no la estudiaron ni les importó. Lo único que querían era salir en la foto como campeones de la lucha antitabaco porque pensaba que eso les era electoralmente rentable.

Bueno. La foto tampoco les dio mucha renta electoral. ¡Olvidaos de la ley antitabaco! No tiene nada que ver con el descenso de la recaudación ni tampoco es verdad que la gente fume menos ni que les haya votado más gente. ¡La ley antitabaco es mala hasta para eso!

Lo que ha motivado el descenso en los ingresos por el impuesto especial del tabaco es la continua subida de impuestos. Esta curva, que es la famosa curva de Laffer, nos lo muestra:

Existe un punto a partir del cual, subir más los impuestos causa un descenso en la recaudación.

Y es que los fumadores españoles estamos más allá de la curva de Laffer y, por eso, en 2012 la previsión de recaudación es de poco más de 8.000 millones de euros. ¡Que no es poco! El rescate de algún banco sí podemos pagarlo.

Feliz día mundial con tabaco, contribuyentes.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

9 comentarios

Archivado bajo Impuestos del tabaco, Ley Antitabaco

La ley antitabaco cierra 16.000 bares

Antes de nada: ¡aeropuertos! Vamos, amigos, seguro que alguno de vosotros anda por esos mundos y tiene una foto de un área de fumadores de un aeropuerto de un país subdesarrollado como Alemania o Suiza. Enviadla a info@clubfumadores.org que empezamos bien y ahora nos hemos parado. Ánimo.

Y ahora el tema: bares cerrados… No hay más que darse una vuelta por el barrio. ¿Verdad? Pero para que veáis que no lo decimos nosotros, que no queremos retorcer la noticia, que la damos tal y como ha salido en los medios (nada sospechosos, al contrario, de hablar a favor del tabaco).

El economista, un periódico que se declaró públicamente enemigo del tabaco:

“¡La tormenta perfecta! La ley antitabaco y la crisis cierran en un año 16.351 bares, el 7%”

Por contrastar, he buscado algo más en Google… Hace un par de meses, el Diario Crítico del Turismo:

La crisis y la Ley Antitabaco dejan el número de bares a niveles de hace 15 años

Que sí, que es verdad que hay crisis y que ese es probablemente el ingrediente principal del hundimiento de los bares y restaurantes, pero, como dijimos desde Fumadores por la Tolerancia en 2010, durante la campaña Prohibido Prohibir, a ningún gobernante serio se le ocurre legislar contra el consumo en tiempos de crisis. Y eso es la ley antitabaco: una barrera legal al consumo de un producto legal que arrastra consigo otros consumos asociados.

La crisis, sí, pero la ley antitabaco, también, como acertadísimamente cuenta la información de El Economista. El informe original, “Los secretos de la hostelería”, firmado la FEHR (Federación Española de Hostelería y Restauración) asegura que el año pasado se cerraron en España 16.341 bares: en 2010 había 239.181 bares, el año pasado se contaban 222.840, es decir, un 7% menos.

Cuando leo estas cosas, hiervo. Se me arremolinan los recuerdos de aquel 2010 en que me di tres vueltas por España como un telepredicador, recogiendo firmas contra la prohibición total y advirtiendo del desastre que se avecinaba y no sé por dónde empezar el inventario de afrentas y patadas a la democracia. Aquí el día que entregamos el primer MEDIO MILLÓN DE FIRMAS en el Congreso.

¿Por la admisión de la validez de dos informes de impacto económico de chiste, presentados por dos asociaciones médicas en la Comisión de Sanidad del Congreso, incluida comparecencia de sus responsables, mientras los motivos de la FEHR se despreciaban (señalados como esbirros de las tabaqueras) y a Fumadores por la Tolerancia, con más de medio millón de firmas, se nos vetaba?

Aquellos estudios que retorcieron la verdad y “engañaron” a la ministra Trinidad Jiménez, fueron elaborados por sociedades médicas, no empresariales: uno por la Sociedad Española de Epidemiología, Patrocinada por Pfizer, fabricante del medicamento para dejar de fumar, Champix…

Sociedad Española de Epidemiología

Y otro por la Asociación Economistas de la Salud

Entre los socios protectores de AES se encuentran Pfizer, Glaxo Smithkline, fabricante de Zyntabac; Johnson & Johnson, fabricante de parches y chicles de nicotina… En fin, pueden verlo en sus webs.

Estos son los estudios se presentaron como buenos a los portavoces de los grupos parlamentarios en el Congreso (yo aún los tengo si alguien los quiere ver). AES fue incluso llamada a comparecer ante la Comisión de Sanidad del Congreso para contar su estudio, pero nadie quiso escuchar al economista Juan Carlos Collado, doctor por la Universidad de Berkeley, cuando dijo que esos estudios eran “demasiado burdos como para pensar que se trate de un intento de engaño

Los estudios del Gobierno que amparan el veto al tabaco en la hostelería no recogen el impacto económico en el sector

Concretamente del estudio de AES, el que se admitió en la Comisión de Sanidad, Collado dice que se trata de “una lectura demagógica y sesgada de algunos datos sectoriales del sector hostelero y una lectura superficial de algunas experiencias internacionales. Nada que ver con el impacto económico de la ley ni con el posible impacto económico de su ampliación”.

Fumadores por la Tolerancia nunca dijo que no se hiciera la ley antitabaco. Lo que aún defendemos es una ley de respeto a los derechos de todos y, sobre todo, rigor en el trámite legislativo y respeto a los mecanismos de control que la democracia tiene para que las leyes se hagan para las personas: elaboración de estudios independientes y serios de impacto económico y memorias sociales rigurosas; control por parte de los órganos consultivos del Estado (Consejo de Estado, Económico y Social…). No estamos en contra de que se regule el uso del tabaco, pero queremos que esa regulación sea racional y que tenga en cuenta los intereses de todos y no sólo la salud pública y a quienes dicen defenderla, porque aunque, sin duda, la salud es importante, la libertad es más importante y el sustento de muchas familias que viven directa o indirectamente del tabaco y de la hostelería, mucho más.

Hoy ya no se puede ni pedir que se depuren responsabilidades por una ley mal hecha, porque de esto no se acuerda nadie, y todo el mundo dice que es difícil cambiarla… ¿Por qué? ¿Por qué es difícil cambiarla? ¿Quién hace las leyes en este país? ¿Rajoy? ¿Mato? ¿La UE? No. Las leyes las haces tú y esta ley se puede cambiar si tú quieres.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

26 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impacto económico, Ley Antitabaco, Trinidad Jiménez

Lógica aplastante

Fuera de cualquier matiz partidista, los fumadores nos hemos sentido, en ocasiones, abrigados por las opiniones públicas de la ya ex presidente de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, respecto a las prohibiciones de fumar y a la libertad. Fumadores por la Tolerancia no entiende de política, ni está con el PP ni con el PSOE ni con ningún partido ni en su contra, ni hablamos de otra cosa que no sea tabaco y libertad. Pero Aguirre es la única política que, aunque sea un poco, ha defendido nuestra causa. Ya sabemos que los políticos hoy dicen una cosa y mañana, la contraria, pero sus declaraciones del pasado están ahí, en Google.

Ahora, se ha hecho público que Eurovegas se va a instalar en Madrid y Aguirre vuelve a la carga: “Yo creo que si Singapur es un lugar tan exigente y permite fumar en el casino, dentro de las salas de la ruleta, y lo mismo EEUU, no me sorprendería que dentro del casino se permitiera fumar en España, me parecería lógico”. Es la lógica aplastante de los miles de millones de euros que va a invertir el señor Adelson en Madrid, que tiene más peso en nuestros políticos las 600.000 firmas que recogimos en 2010 contra la prohibición.

Nosotros, que conste, no estamos en contra (ni a favor) del proyecto de Eurovegas, pero no entendemos esa proposición lógica. Singapur, vale, pero Estados Unidos no tiene una legislación tan dura contra los fumadores como la española, ni los fumadores americanos pagan los impuestos que pagamos nosotros. No comparemos, por favor.

La lógica aplastante de nuestras 600.000 firmas nos dice que debería estar permitido fumar en centros de trabajo, en restaurantes, en bares, en todos los espacios al aire libre donde lo prohibieron en 2011… En espacios dignos en aeropuertos, en vagones de tren para fumadores y, en general, en todos aquellos lugares en los que el derecho a fumar no vulnera el derecho del no fumador a respirar aire sin humo de tabaco.

No entendemos otra lógica.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

1 comentario

Archivado bajo Esperanza Aguirre, Eurovegas, Ley Antitabaco, Uncategorized