Archivo de la categoría: Trinidad Jiménez

La ley antitabaco cierra 16.000 bares

Antes de nada: ¡aeropuertos! Vamos, amigos, seguro que alguno de vosotros anda por esos mundos y tiene una foto de un área de fumadores de un aeropuerto de un país subdesarrollado como Alemania o Suiza. Enviadla a info@clubfumadores.org que empezamos bien y ahora nos hemos parado. Ánimo.

Y ahora el tema: bares cerrados… No hay más que darse una vuelta por el barrio. ¿Verdad? Pero para que veáis que no lo decimos nosotros, que no queremos retorcer la noticia, que la damos tal y como ha salido en los medios (nada sospechosos, al contrario, de hablar a favor del tabaco).

El economista, un periódico que se declaró públicamente enemigo del tabaco:

“¡La tormenta perfecta! La ley antitabaco y la crisis cierran en un año 16.351 bares, el 7%”

Por contrastar, he buscado algo más en Google… Hace un par de meses, el Diario Crítico del Turismo:

La crisis y la Ley Antitabaco dejan el número de bares a niveles de hace 15 años

Que sí, que es verdad que hay crisis y que ese es probablemente el ingrediente principal del hundimiento de los bares y restaurantes, pero, como dijimos desde Fumadores por la Tolerancia en 2010, durante la campaña Prohibido Prohibir, a ningún gobernante serio se le ocurre legislar contra el consumo en tiempos de crisis. Y eso es la ley antitabaco: una barrera legal al consumo de un producto legal que arrastra consigo otros consumos asociados.

La crisis, sí, pero la ley antitabaco, también, como acertadísimamente cuenta la información de El Economista. El informe original, “Los secretos de la hostelería”, firmado la FEHR (Federación Española de Hostelería y Restauración) asegura que el año pasado se cerraron en España 16.341 bares: en 2010 había 239.181 bares, el año pasado se contaban 222.840, es decir, un 7% menos.

Cuando leo estas cosas, hiervo. Se me arremolinan los recuerdos de aquel 2010 en que me di tres vueltas por España como un telepredicador, recogiendo firmas contra la prohibición total y advirtiendo del desastre que se avecinaba y no sé por dónde empezar el inventario de afrentas y patadas a la democracia. Aquí el día que entregamos el primer MEDIO MILLÓN DE FIRMAS en el Congreso.

¿Por la admisión de la validez de dos informes de impacto económico de chiste, presentados por dos asociaciones médicas en la Comisión de Sanidad del Congreso, incluida comparecencia de sus responsables, mientras los motivos de la FEHR se despreciaban (señalados como esbirros de las tabaqueras) y a Fumadores por la Tolerancia, con más de medio millón de firmas, se nos vetaba?

Aquellos estudios que retorcieron la verdad y “engañaron” a la ministra Trinidad Jiménez, fueron elaborados por sociedades médicas, no empresariales: uno por la Sociedad Española de Epidemiología, Patrocinada por Pfizer, fabricante del medicamento para dejar de fumar, Champix…

Sociedad Española de Epidemiología

Y otro por la Asociación Economistas de la Salud

Entre los socios protectores de AES se encuentran Pfizer, Glaxo Smithkline, fabricante de Zyntabac; Johnson & Johnson, fabricante de parches y chicles de nicotina… En fin, pueden verlo en sus webs.

Estos son los estudios se presentaron como buenos a los portavoces de los grupos parlamentarios en el Congreso (yo aún los tengo si alguien los quiere ver). AES fue incluso llamada a comparecer ante la Comisión de Sanidad del Congreso para contar su estudio, pero nadie quiso escuchar al economista Juan Carlos Collado, doctor por la Universidad de Berkeley, cuando dijo que esos estudios eran “demasiado burdos como para pensar que se trate de un intento de engaño

Los estudios del Gobierno que amparan el veto al tabaco en la hostelería no recogen el impacto económico en el sector

Concretamente del estudio de AES, el que se admitió en la Comisión de Sanidad, Collado dice que se trata de “una lectura demagógica y sesgada de algunos datos sectoriales del sector hostelero y una lectura superficial de algunas experiencias internacionales. Nada que ver con el impacto económico de la ley ni con el posible impacto económico de su ampliación”.

Fumadores por la Tolerancia nunca dijo que no se hiciera la ley antitabaco. Lo que aún defendemos es una ley de respeto a los derechos de todos y, sobre todo, rigor en el trámite legislativo y respeto a los mecanismos de control que la democracia tiene para que las leyes se hagan para las personas: elaboración de estudios independientes y serios de impacto económico y memorias sociales rigurosas; control por parte de los órganos consultivos del Estado (Consejo de Estado, Económico y Social…). No estamos en contra de que se regule el uso del tabaco, pero queremos que esa regulación sea racional y que tenga en cuenta los intereses de todos y no sólo la salud pública y a quienes dicen defenderla, porque aunque, sin duda, la salud es importante, la libertad es más importante y el sustento de muchas familias que viven directa o indirectamente del tabaco y de la hostelería, mucho más.

Hoy ya no se puede ni pedir que se depuren responsabilidades por una ley mal hecha, porque de esto no se acuerda nadie, y todo el mundo dice que es difícil cambiarla… ¿Por qué? ¿Por qué es difícil cambiarla? ¿Quién hace las leyes en este país? ¿Rajoy? ¿Mato? ¿La UE? No. Las leyes las haces tú y esta ley se puede cambiar si tú quieres.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

Anuncios

26 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impacto económico, Ley Antitabaco, Trinidad Jiménez