Archivo de la categoría: Uncategorized

¿Harás caso de toooodo lo que dicen?

Asisto, con media sonrisa, a la repetición de la historia. Me recuerda vivamente a la cita del reverendo Martin Niemöller, tantas veces erróneamente atribuida a Bertold Brecht: vinieron a por lo judíos, pero yo no era judío… Vinieron a por los comunistas… Etcétera. Es de sobra conocida. Al final, van a por él y ya no hay nadie para ayudarle. 

Niemöller dio con sus huesos en  los campos de concentración de Sachsenhausen y en Dachau desde 1938 hasta 1945.

Últimamente, no sé si os habréis dado cuenta, los fumadores podemos observar cómo otros colectivos humanos siguen nuestra estela paso a paso, reaccionando con la misma indiferencia bañada de un cierto sentido de la culpabilidad impuesto por la presión mediática y sanitaria, y cometiendo los mismos errores que, por desgracia, les van a abocar al mismo precipicio social en el que nosotros llevamos años: al rechazo, al malditismo.

Los gordos… Perdonad, pero la palabra obeso me parece demasiado gruesa… Los gordos, insisto, los antaño llamados gorditos felices, son los fumadores de un futuro no tan lejano. Tiempo al tiempo. Hace años que nosotros, Fumadores por la Tolerancia, lo estamos pronosticando y hoy todas las señales nos indican que, en cuestión de profecía, el calendario maya y Nostradamus son meros aficionados a nuestro lado.

Fue en 2005, en el transcurso de la primera campaña Prohibido Prohibir, que armamos para intentar impedir la prohibición total de fumar en los centros de trabajo, que intentamos reforzar el apoyo de los no fumadores (muchos más de lo que se piensa la gente ya están con nosotros) advirtiendo de que las prohibiciones pronto llegarían a otros: bebedores, gordos… “Hoy van contra los fumadores”, decíamos en uno de nuestros lemas, “Mañana irán a por ti”. Porque la ola de puritanismo sanitario no tiene que ver sólo con el tabaco, también con cualquier otro hábito declarado insalubre, con la imposición de unos estándares de vida exigentes detrás de los que hay un negocio floreciente.

Las sillas deciden

La Coca Cola, líder del mercado mundial de refrescos, ha lanzado dos campañas publicitarias en las que apela al individualismo, empuja a sus consumidores a pensar por ellos mismos, a no dejarse controlar, a ser libres… Nos suena, ¿no? A los refrescos azucarados, de momento, no les han prohibido la publicidad ni tampoco parece que, de momento, vayan a obligar a sus consumidores (entre los que no me encuentro) a bebérselos en la calle, bajo la lluvia, acurrucados en un portal.

Las campañas son la reacción de una enorme compañía multinacional que le está viendo las orejas al lobo. Los gordos son los fumadores del XXI, los refrescos azucarados, su tabaco.

Una de las dos campañas es significativa y los principios que muestran bien se pueden aplicar a vosotros, a los fumadores. Es el famoso anuncio de las sillas que con su tinte de alegoría surrealista, lanza un mensaje claro para quien lo quiera entenderlo. Este es el link de la versión extendida en Youtube. Vedlo, por favor.

CLIC

Un chico joven, y flaco, va a comprar una coca cola normal a una máquina de vending adornada con un brillante plafón rojo de la marca, muy llamativo y, desde luego, sin ninguna advertencia sanitaria… De momento. Aprieta el botón y el plano ofrece una vista de la boca de la máquina, en la que aparece la clásica botella de Coca Cola, con su preciosa etiqueta colorada intensa, que es su marca, esa identidad tan reconocible en el mundo entero… En la que pronto veremos la apocalíptica fotografía de un niño inmovilizado y medio ahogado por sus propios michelines. Justo en el momento en que va a coger la botella, siente una voz de hombre mayor que llama su atención, que es la de aquellos que están en los centros de decisión controlándolo todo, representados por las sillas. Es importante esta parte, la de los centros de decisión. Muy importante. Os hemos controlado durante años, dice la silla. “¿Y si nos levantamos?“, pregunta el chico, como quien dice ¿y si pensamos por nosotros mismos? “Si os levantáis, perdemos”, concluye la silla. Y, por supuesto, todo el mundo se levanta de su asiento, incluido el chaval, que pasa de lo que le acaban de decir, y vuelve con paso decidido a por su coca cola… Esa coca cola tan llena de azúcares.

Sábado 30 de marzo

Por no hacerlo mucho más largo, el anuncio es parte de la misma campaña, pero del refresco light. Sí, los fabricantes de bebidas azucaradas aún pueden usar los descriptores light, aunque sean engañosos para el consumidor. Pronto, tampoco podrán. Este es el enlace:

CLIC

Bajo el lema “¿Harás caso de toooodo lo que dicen?”), el spot muestra a un hombre agobiado por la presión que ejerce el continuo y machacón mensaje de la vida saludable: come verdura, mastica bien, duerme ocho horas, haz ejercicio, haz esto, no hagas esto otro, haz aquello y no olvides hacer aquello de más allá… El protagonista acaba saltando al vacío. ¿Vas a hacer caso a todo lo que te dicen o vas a pensar por ti mismo?

Las amenazas que, de unos años para acá, han comenzado a acosar a los fabricantes de refrescos y a sus consumidores no nos son desconocidas. Tienen su ubicua evidencia científica, que señala claramente que las bebidas azucaradas causan obesidad, diabetes, hipertensión, infartos e, incluso, cáncer. Tienen su estadística del terror: hoy, uno de cada tres niños y siete de cada diez adultos padecen sobrepeso. Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, también ha cogido la bandera de la antigordura, prohibiendo la venta de refrescos en envases gigantes.

CLIC

En México, un experto sanitario pide un impuesto especial como, al parecer, ya se ha hecho en Estados Unidos, Francia, Finlandia, Hungría, Argelia y otros… Es casi entrañable el párrafo en que dice: “No existe un consumo aceptable o recomendado de refrescos. Al igual que en el caso del tabaco, no existe un consumo mínimo recomendado o saludable de estas bebidas. Cualquier ingesta, no importa la proporción, es perjudicial para el ser humano”.

Leedlo entero, si tenéis ganas:

CLIC

Los médicos americanos piden a la FDA (Food & Drugs Administration) que reduzca los niveles de cafeína de las bebidas energéticas por el serio daño que pueden producir a la salud:

CLIC

Y así, yendo de noticia en noticia, de anuncio en anuncio, podemos darnos cuenta de cómo se construyó, en su día, el argumentario antifumador que ahora se usará, calcado, contra la “malvada” industria de los refrescos. Lo único que les falta es encontrar de qué manera el gordo perjudica a los de su alrededor. Ya darán con ello. No lo dudéis.

Mientras tanto, como para dar la razón a la ex ministra de Sanidad, Elena Salgado, que intentó meter mano al alcohol y se la tuvo que envainar, ya se está buscando la figura del “bebedor pasivo”… No es broma.

CLIC

Víctimas de accidentes de tráfico o de maltrato de género están entre esos “bebedores pasivos”, pero no sólo ellos: hordas de puristas andan midiendo los niveles de alcohol etílico evaporado en el ambiente de los bares, en Estados Unidos, para demostrar que cuando una persona entra en un bar donde se bebe, sin quererlo, se verá expuesto a niveles tóxicos de alcohol.
Y es que, a quién se le ocurre beber en los bares… Qué idea más absurda.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

Anuncios

259 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Lobby antitabaco, Prohibido Prohibir, Uncategorized

9.382 millones de euros

Los fumadores pagamos en 2012, sólo por fumar, 9.384 millones de euros en impuestos. Esto no es un estudio, ni una investigación, ni una estadística: es un apunte contable en los presupuestos generales del Estado. Es importante que esto quede claro. Otros, a los quince días de aprobarse la ley antitabaco, ya estaban lanzando estudios sobre los beneficios para la salud de la norma…

Pero lo que es indudable, es que hoy, cada vez que un fumador acude al estanco a comprar un paquete de cigarrillos, se gasta un mínimo de 3’80 euros, de los que 3’28 euros son impuestos, un 86% del PVP. Tampoco es una estadística. Es otra realidad incontestable. 

Extrañamente, esta noticia, que otros años tienen una enorme repercusión en los medios, esta vez no ha tenido casi espacio. No insinúo nada extraño, no creo que haya una conspiración para acallar al fumador ni una confabulación secreta. Este artículo de La Razón resume bastante bien la contradicción moral que representa recaudar casi 10.000 millones de euros al tiempo que se vacía de derechos a 11 millones de adultos, que quieren fumar y carecen ya de espacios.

 

CLIC

Algunos, los que habitan en el dudoso campo de la interpretación interesada de la estadística, han querido rebatir esta realidad con cifras que sólo representan improbables piruetas del imaginario médico, que tratan de amedrantar al ciudadano y de culpabilizar más al fumador, atribuyéndole un gasto sanitario, en época de recortes, que no está demostrado que le corresponda. No es que yo dude de la estadística, estaría bueno. Como hizo Joaquín Leguina en El País en su día (CLIC), dudo de la interpretación que hacen algunos de sus investigaciones. Es falso que el tabaco cueste a la sanidad pública 15.000 millones de euros al año o más, como aseguran. En cualquier caso, no hay forma de medirlo, no se puede comprobar y, por tanto, es una cifra sin ninguna fiabilidad ni base que sólo se sostiene por el prestigio, cada vez menor, que da la bata blanca a quienes la defienden.

Es una lástima que esa cifra tenga siempre más repercusión mediática y que mis compañeros periodistas no la cojan con pinzas ni traten de hacer algo por cotejarla: lo dice un médico y será verdad. Frente a ella, además de los 9.384 millones de euros de los fumadores, están los seguros sociales que religiosamente pagamos los que fumamos y tenemos la suerte de tener trabajo. No sé cuántos seremos, pero en 2005, con el debate de la prohibición de fumar en los centros de trabajo, éramos casi seis millones de personas (hoy seguro que son menos, por desgracia) los que pagamos religiosamente mes a mes o en nuestra nómina esos seguros sociales que van directos a la sanidad pública.

Fumadores por la Tolerancia no cree que esta anual aportación a las arcas públicas (sangría, diría yo), que se resume abajo en un, espero, cuadro muy interesante, nos dé más derechos a los fumadores, como contribuyentes de primera… Pero lo que sí reclamamos es los MISMOS derechos que los demás.

Y, por cierto, ¿cómo habrá sido el año 2012 para los fumadores que ha caído el mercado de cigarrillos un 12% y, sin embargo, el estado ha recaudado un 5% más? Pensadlo.

Javier Blanco Urgoiti +D, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

evolución histórica impuestos del tabaco 1990-2012

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Las falacias de siempre: vuelven a por nosotros

Ante todo, debo pedir disculpas por esta larga ausencia de dos meses. Lo cierto es que he estado un poco renqueante, desde el mes de noviembre, hasta que, al final, caí en diciembre. Estrés, me han dicho, y me han mandado a mi casa, a hacer vida de nini (ni alcohol ni tabaco) durante casi 50 días.

Ya estoy mejor. De hecho, la doctora me ha mandado a currar y, aunque sigo siendo (provisionalmente) nini, prometo volver a fumar y beber en cuanto me sienta al 100%. De momento, sólo tomo drogas (de venta en farmacia).

Este ha sido el motivo de mi larga ausencia, que espero que todos comprendáis. Aún así, disculpadme, sobre todo por todos aquellos comentarios que quedaron pendientes de aprobación…

Ayer leí esta carta al director del periódico EL PAIS (clic) y me quedé estupefacto de cómo, años después, estas asociaciones médicas siguen usando los mismos argumentos falaces para incrementar, por nuestro bien (sigo siendo fumador en excedencia), la presión legislativa, para seguir reduciéndonos el espacio. Por supuesto, me decía un amigo en Facebook, ésa no es la opinión de El País, pero yo no puedo dejar de pensar que alguien en ese periódico ha elegido esa carta entre las miles que deben de recibir al día.

Leedla, comprobad cómo para los antitabaco cada nueva oleada de prohibiciones es comenzar de cero, como si no pudiéramos recordar de qué modo en los últimos años nos han recortado todos los derechos y después, leed mi respuesta, que he enviado con poca esperanza de que sea publicada. Y tened por seguro que esta carta significa que se acerca una nueva prohibición… ¿Los coches privados? ¿Los espectáculos al aire libre? ¿Parques de atracciones y zoos?

Gracias a todos por mantener el clima en este blog, sobre todo a los de siempre, y eso, que ya he vuelto, afeitado, peinado y con la colonia puesta.

Un saludo

Javier Blanco Urgoiti +D, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

“Estimado director,

Con enorme satisfacción leo la carta “Eurovegas y la ley antitabaco”, firmada por el doctor Gascó, porque por una vez estoy de acuerdo con un médico: los fumadores no lo tenemos nada fácil, doctor. ¡Tiene usted toda la razón! Somos mayorcitos, pagamos 9.384 millones de euros en impuestos y no tenemos derecho ni a una sala para fumar, sin molestar a nadie, en un aeropuerto.

De lo demás que dice en su carta, falacias y topicazos. Por ejemplo: “Los cigarrillos son cada vez más adictivos”, en virtud de qué hace usted esa afirmación. ¿Insinúa usted que la industria del tabaco añade aditivos que refuerzan la adicción? Con esa afirmación, imputa usted un delito contra la salud pública a la industria del tabaco, del que sería cómplice, además, el Ministerio de Sanidad quien por orden ministerial el deber de inspección y de controlar que eso no sea así. De todas formas, como consumidor de tabaco, le ruego que si tiene pruebas de que la industria del tabaco hace tal cosa, las presente en un juzgado. Y si no tiene pruebas, lo mejor que puede hacer es callarse.

Ustedes no ayudan a nadie a dejar de fumar: ustedes han obligado, por vía del acoso, de la supresión de derechos y de la presión a los políticos, a dejar de fumar mucha gente que disfrutaba con su tabaco, siendo adultos y conscientes de los posibles daños a la salud que supone fumar. Bonita ayuda es esa que consiste en aterrorizar a la gente, apartarla, acosarla, echarla a la calle para después venderles chicles y parches de nicotina cuya eficacia en pruebas clínicas apenas supera el 30% o forrarles a vareniclina y bupropión, cuya eficacia es dudosa y sólo comparable a los terribles efectos secundarios que traen consigo. ¿Así curan ustedes siempre?

Respecto a la presión de la industria del tabaco… Sólo hay que echar la vista atrás: ya no se puede fumar en ningún sitio; ya no hay publicidad de tabaco; la cajetilla lleva fotos horrendas; los fumadores somos proscritos sociales; el tabaco está carísimo… Son sólo ejemplos de cómo el “poderoso” lobby del tabaco ha ido perdiendo terreno. Normal que hagan presión, al fin y al cabo son empresas que se dedican a la venta de tabaco (y que, por cierto, dan trabajo a mucha gente) pero, vamos, visto lo visto, creo que los inocentes ciudadanos podemos estar tranquilos respecto al supuesto “poder” del “poderoso” lobby del tabaco. No han hecho más que retroceder.

Y así estamos, que hemos abonado el terreno para que las ventas de tabaco pasen de los estancos y de la industria tabaquera legal a manos de contrabandistas, mafias internacionales y grupos terroristas, gente sin ley y que no van a mirar ni la edad del comprador. Sus “medidas eficaces” ni siquiera han conseguido, con tanto acoso, reducir el número de fumadores en España. Ésta es la realidad que publica el Ministerio de Sanidad en sus estadísticas sobre la prevalencia del uso del tabaco en España: ¡incluso hay ahora más fumadores que en 2010 según el Barómetro Sanitario de 2012!

Cuando las medidas que se aprueban se demuestran ineficaces para los objetivos declarados, ¿acaso no deben ser modificadas? ¿Qué tipo de democracia es esta en la que una ley mala, ineficaz y que conculca derechos no puede ser siquiera puesta en duda? Ya está bien. En nombre de los 11 millones de fumadores adultos que hay en España, les pido a nuestros políticos que dejen de creer en cartas como la suya, que hagan de una vez un estudio social solvente sobre la realidad del tabaco y de los fumadores en España, en la que se valore la salud, los derechos de los no fumadores, pero también la economía, especialmente la de muchos pequeños horecas y los estanqueros que honradamente viven de la venta del tabaco, y, además, los derechos de los fumadores adultos, que pagamos el año pasado al Estado sólo por fumar 9.384 millones de euros. Algún derecho tendremos. Digo yo”.

13 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El gobierno aprobará otro impuesto mínimo para el tabaco

Es muy enrevesado, así que voy a intentar contarlo de una manera inteligible, aunque no estoy muy seguro de llegar a conseguirlo. Hasta ahora, por si no lo sabéis, la estructura de los impuestos de los cigarrillos (y de el resto de lo que se llama labores de tabaco) era de tres tramos: una parte proporcional al precio (53’1% para cigarrillos), una parte específica que todas las marcas pagan por igual, independientemente de su precio (0’38 euros/cajetilla para cigarrillos) y el IVA (21%). Si la suma del proporcional y el específico no llegara a 2,38 euros, entonces se aplica el tercer tramo, que es un impuesto mínimo de 2’48 euros por cajetilla para los cigarrillos. El caso del tabaco de liar es igual, pero con otras cantidad, y el de los cigarros y cigarritos también, con otras cantidades, aunque en este caso no existe un impuesto específico.

Por si esta estructura no fuera ya suficientemente complicada, el senado acaba de incluir una enmienda en la ley de impuestos especiales que crea un nuevo umbral de tipo mínimo: un impuesto incremental de 2’66 euros por cajetilla, que se aplicará directamente a todas las marcas que se vendan por debajo de 3’76 euros. De facto, aunque los fabricantes son libres para fijar el precio que crean más conveniente para sus marcas, lo que significa este nuevo mínimo incremental es que no será posible vender cajetillas de tabaco por debajo de 3’80 euros.

Una cajetilla que se quisiera vender a 3’75 euros, pagaría, con la suma del mínimo incremental y el IVA, 3’45 euros en impuestos, es decir, casi el 92% del pvp, que no llegaría, ni siquiera, para pagar el 8’5% de la comisión del estanquero. Con la cajetilla a 3’80 euros se salva el incremental, pero se aplica el primer umbral de impuesto mínimo, 2’48 euros por cajetilla, con lo que la carga impositiva (mínimo + IVA), sería de 3’28 euros, un 86% del precio. Para que no se aplicara el impuesto mínimo, la cajetilla deberá venderse a 4’00 euros, que es cuando la carga impositiva tradicional, el proporcional más el específico, suma 2’51 euros. Junto al IVA, una cajetilla que se vendiera a 4’00 euros pagaría 3’35 euros en impuestos, es decir, prácticamente el 84% del PVP.

Lioso, lo sé. Aquí os pongo un cuadro que lo explica mejor que yo.

Viernes, 7 de diciembre
La imposición del nuevo mínimo incremental va destinada a los cigarrillos más baratos y reduce el diferencial de precios con las marcas más caras, pero proporcionalmente afecta mucho más al resto de labores. En el caso de los cigarros, el mínimo incremental es de 36’5 euros cada mil unidades, es decir, 0’0365 euros por cada cigarro, para todas aquellas marcas que se estén vendiendo por debajo de 205 euros por cada mil unidades, 0’205 euros por cigarro. Es el caso de los Coburn, Braniff, Amigos, Bullbrand… Todos los cigarritos que se venden a 11 céntimos la unidad, en cajetillas de 20, incrementan su carga impositiva hasta los 6 céntimos por cigarrito, 1’19 euros por cada cajetilla de 20, superando la tasa el 54% del precio.

Este mínimo incremental será de aplicación a todas las latas y cajetillas de cigarritos cuyo precio, por 20 unidades, esté por debajo de 4,10 euros. Para evitar la aplicación del primer umbral del mínimo, 34 euros por cada mil unidades, el precio de un envase de 20 deberá ser superior a 4,30 euros.

Cuadro 2

sábado 8 de diciembre
Y si los cigarritos se ven afectados, la picadura de liar sufre un incremento en sus impuestos más que significativo. Parece que el gobierno se ha dado cuenta de que los consumidores no están dejando de fumar, sino que están cambiando los cigarrillos por otras labores que resultan menos onerosas para el bolsillo. Así, el senado ha propuesto un segundo umbral del mínimo para la picadura de liar de 92 euros por kilo para todas aquellas marcas que se estén vendiendo por debajo de 138 euros/kilo. A efectos prácticos, y para entendernos bien, el Ducados Rubio de 80 gramos, que se vende a 10’75 euros la bolsa estaría por debajo de este segundo umbral (su precio es de 134’38 euros/kilo), se le aplicaría directamente el mínimo incremental que, para ese peso, es de 7’36 euros. Sumamos el IVA y nos da como resultado, una carga impositiva total de 9’62 euros, el 89’5% del PVP. Para que una bolsa de 80 gramos se salvara del nuevo tipo impositivo, su PVP deberá ser 11’05 euros, pero para evitar, además, el impuesto mínimo, una bolsa de ese peso tendría que tener un precio de venta al público de 14’85 euros. En este caso sí, la carga impositiva total sería del 67% del precio.

Otro cuadro explicativo

domingo 9 de diciembre

 

Así que, amigos fumadores, ya sabéis quién paga el objetivo de déficit del gobierno: vosotros, los fumadores. Recordadlo cada vez que os veáis en la calle fumando para que, al menos, no caigáis en la tentación de justificarlo. Como se suele decir, el tabaco es malo según para quien. Para Montoro, el tabaco es muy bueno.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

122 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impuestos del tabaco, Uncategorized

Me pregunto si es esto lo que queremos

Después de leer este artículo, me he quedado pensativo…

“Sobre democracias fallidas (y dictaduras que funcionan)”

Muy pensativo, lo que no sé es si eso es bueno o  malo.

Según la escala de valores actual, Singapur es el paraíso… Materialista, eso sí. Sinceramente, estáis tardando en hacer la maleta y tirar para allá: 46.000 euros de renta per cápita, no hay corrupción, no hay delincuencia, todo es una arcadia feliz (e ignorante), el puto país de los hiperbóreos.

A mí me recuerda al chiste de Les Luthiers, del acto en Banania de espontáneo homenaje a la patria:

“De no ser por nuestra acción de gobierno, pacientemente desarrollada en estos últimos cuarenta y nueve años, nuestras calles estarían hoy llenas de pornografía, de corrupción, de violencia… ¡de gente!”.

Lo malo es que vamos hacia eso. La clave del artículo es esta frase: “Si no hubiéramos intervenido en la vida de la gente: cuál es tu vecino, cómo vives, qué ruido haces, cuándo escupes o qué lenguaje utilizas, no estaríamos donde estamos“, dijo Lee antes de dejar un liderazgo hoy en manos de su hijo Lee Hsien Loong, primer ministro de Singapur, en la foto.

En Singapur está prohibido fumar en la calle… Puedes fumar en tu casa y en puntos señalados en la calle, pero sólo marcas nacionales. La multa es de 250 euros, 500 euros si se te ocurre tirar la colilla al suelo.

Aquí tenéis un resumen de cómo se las gastan con los fumadores en Singapur. Si a alguno le habían entrado ganas de mudarse, que lea esto y se le pasarán un poco… ¡Se contempla hasta cárcel para quienes fumen donde no deben!

Singapur, la pesadilla de los fumadores en Asia

Está prohibido mascar chicle, patinar por la calle, escupir y tirar papeles al suelo (por supuesto). Si no tiras de la cadena en un aseo público, te multan. Está prohibido comer y beber en los transportes públicos. Orinar o defecar en la calle, como imaginaréis, está castigadísimo. Están prohibidas la homosexualidad y la pornografía y cualquier coqueteo con las drogas es castigado con la pena de muerte. En Singapur aún se imponen castigos físicos, azotes y latigazos, a quienes crucen la calle por donde no deben…

El listado de prohibiciones es amplio, cada una con su señal (aportación del régimen de Singapur a la semiótica) y, sobre todo, cada una con su justificación.

Nivel tienen, eso sí. Nivelón. Pero, ¿es esto lo que queremos? A mí no me gustan los perros, pero prefiero pisar una caca de perro a que los prohíban para evitarlo. ¿Qué opinas tú?

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

11 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ley antitabaco: en Gandía Shore lo censurable es que fumen

Lo peor de esta entrada es que me he tenido que tragar un capítulo de ese escaparate de la miseria humana que es Gandía Shore, el programa de la MTV en la que ocho trozos de carne se empeñan en demostrar que para ellos sólo hay presente.

GANDIA SHORE CAPÍTULO 4

Por si queréis verlo. Yo no lo recomiendo.

En una de las escenas, un tal Labrador (apellido, imagino, porque no tiene cara de haber hecho un surco en su vida) y una tal Ylenia, multiorgásmica, se reconcilian sin rubor mientras en la cama de al lado, Arnold Suarsenaguez (versión cañí de Schwarzenegger) trata de conciliar el sueño, cosa que, por supuesto, no logra. En la explicación de la escena, el tal Labrador, un dechado de romanticismo, resume su alborada con Ylenia con la siguiente frase para el mármol: “Le di Labrador en barra pero a piñón. La pava flipó”. No estoy seguro, pero creo que estaba citando a Garcilaso de la Vega.

Pero no os creáis que todo en la vida de los protagonistas de este experimento sociológico es emborracharse y practicar sexo. De pronto, como para recuperar la fe en la especie humana, te cuentan que tienen que ir a currar… No en la mina, por supuesto. Se dedican a repartir flyers de un chiringuito de playa entre los bañistas. Un trabajo muy duro que sólo les requiere levantarse “pronto”, asearse (y no todos) y llegar a su puesto a las ¡11 de la mañana!

Dos de ellos, “Clavelito” y Abraham, se levantan, se lavan y llegan puntuales. De las dos chicas, Arantxa, la reina de las tarimas flotantes, se levanta tarde y probablemente aún borracha y, después de perderse por Gandía buscando su lugar de trabajo, llega tarde. A pesar de las mil razones de “peso” que da para justificar su retraso, el encargado le dice que lo único que le vale es que llegue a las once. ¡Será negrero! Hacer a una criatura llegar tan pronto a trabajar. La otra, la multiorgásmica, ni siquiera hace el intento de ir a trabajar. Arantxa es al lenguaje lo que Spice Girls a la música: “He venío toa ligera, pero eg que me desoriento”… Más adelante, hará otra declaración que me ha impactado: “Tardaron na y menos en comerse tos los morros y, bueno, los dos como unos desacatados en la discoteca”. Aún intento recuperarme.

Podría seguir, pero creo que para muestra de mierda, un botón vale.

Jamás habría prestado ni la más mínima atención a este serial de tele-realidad si no hubiera sido por esta información de el diario El Mundo

PROHIBIDO FUMAR EN GANDÍA SHORE

No me gustaría que esta entrada fuera entendida como una crítica a Gandía Shore. En absoluto. A mí ese programa no me gusta, no me gusta ni siquiera que se emita, pero me vale con no verlo y mis hijos son demasiado pequeños aún como para siquiera sospechar que en la televisión hay algo más que Bob Esponja.

Lo que yo quiero criticar es la absurda ley antitabaco, que nos ha vuelto a traer la censura como en los tiempos anteriores a la Constitución. La ley antitabaco dice en su artículo 9 que: “Se prohíbe en todos los medios de comunicación, incluidos los servicios de la sociedad de la información, la emisión de programas o de imágenes en los que los presentadores, colaboradores o invitados aparezcan fumando o mencionen o muestren, directa o indirectamente, marcas, nombres comerciales, logotipos u otros signos identificativos o asociados a productos del tabaco“.

Por eso, por la ley antitabaco represiva que tenemos, en un programa como Gandía Shore los cigarrillos se pixelan mientras que las peores miserias humanas, se ensalzan.

Y lo peor es que a nadie parece importarle, más allá de la anécdota “divertida”.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

12 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Del poderoso lobby

Fotos de aeropuertos.

Venga, que empezamos muy bien, pero ahora se ha parado un poco. Ésta es de Marrakech y merece un comentario.

Los fumadores han sido expulsados de aeropuertos en países como Marruecos y España, mientras que en Alemania y Suiza, tienen una sala más o menos digna (las suizas son superiores). Ésta es la premisa, las conclusiones las dejo a vuestra inteligencia que es mucha.

Enviadnos más fotos de salas de fumadores de aeropuertos, por favor, a info@clubfumadores.org con el asunto “Aeropuertos del mundo”.

Ayer colgué esta información en el Facebook de Fumadores por la tolerancia. Está en inglés, pero hoy San Google lo traduce todo requetebién, así que no me obliguéis a hacer otro esfuerzo que el voy a hacer: interpretarla.

“Roban información confidencial de ONGs antitabaco en Bruselas”

La información es confusa por una razón: omite, no sé si deliberadamente, el lugar en el que están las oficinas de esos tres lobbies antitabaco. Al parecer, las tres han sido forzadas y registradas en busca de algo, no se sabe qué, ni quién ni, por supuesto, por qué, pero ya os imagináis que una información como ésta está destinada a sembrar dudas.

Sobre todo llama la atención que la información fuera “confidencial”. ¿Qué eran esas oficinas? ¿El KGB?

Pero el quid de la información sigue siendo el dónde… ¿Dónde están esas oficinas? ¿Acaso estaban una en cada extremo de Bruselas de forma que, quienes las forzaron, tuvieron que gastarse una pasta en taxis?

No, amigos.

Esas oficinas, las tres, están dentro de la sede del parlamento europeo en Bruselas.

Todavía recuerdo cuando fui a Bruselas a asistir al Congreso del TICAP, la coalición internacional contra las prohibiciones, que dos eurodiputados británicos, el Partido Independiente del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage (foto 1) y Godfrey Bloom (foto 2) quisieron acoger dentro del parlamento europeo.

Foto 1

Foto 2

Cuando el lobby antitabaco se enteró, movieron hilos misteriosos y nos echaron. ¡Literalmente nos echaron! Como si en el parlamento europeo no estuviera permitido decir lo que opinas. Es increíble, pero os juro que fue así. La organización del congreso reaccionó muy  rápido y la reunión se pudo celebrar en una sala de un hotel Silken cercano al parlamento… Fumando en la calle en los descansos, claro.

Ésta no es la clásica historia de buenos y malos y yo quiero alejarme lo más posible de esa visión tan limitada de la realidad. Pero, desde luego, lo que tengo claro es que los que estamos en este bando, en el de la libertad, defendemos derechos que han sido cruel e injustamente pisoteados, mientras que aquellos cuyas oficinas en el parlamento europeo pueden ser forzadas (porque las tienen y pueden moverse a gusto por allí diciendo lo que quieran),  pero que también las tienen dentro de la OMS y de muchos ministerios de sanidad nacionales (de manera que a veces es difícil distinguir donde comienza la administración y dónde termina el lobby antitabaco), no defienden la salud de nadie.

Ahí tenéis, por poneros un ejemplo cercano, el Observatorio de Prevención del Tabaquismo. Echadle un vistazo y decidme qué os parece su composición.

OBSERVATORIO DE PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO. MINISTERIO DE SANIDAD

Ahora hay un anuncio en la radio que todas las mañanas me recuerda uno de mis principios. Dice el spot: “¿Cuántas canciones se han dedicado a la libertad?”. Y yo siempre pienso: “¿Y a la salud pública?”

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

11 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Lobby antitabaco, OMS, Uncategorized