Archivo de la etiqueta: aeropuertos del mundo

Los impuestos del tabaco en España son ALTOS

Me pide Lecroix Kwdjer que participéis en esta encuesta. La hace Frank Davis, un destacado bloguero que lucha contra las prohibiciones de fumar.

BLOG DE FRANK DAVIS

LINK PARA LA ENCUESTA

Aquí encontráis la traducción, por si queda alguien en el mundo que no hable inglés. ¡Yo ya la he mandado! Os animo a todos a participar.

También os recuerdo que la campaña “Aeropuertos del mundo” sigue abierta y que esperamos vuestras fotos en info@clubfumadores.org

¡Vamos!

Y ahora, armaos de razones: hay que combatir, de una vez por todas, el falso mito de que en España los impuestos del tabaco son bajos. No es cierto. Los impuestos del tabaco en España son ALTOS. Quedaos con este mantra, porque es la verdad: los impuestos del tabaco en España son ALTOS.

Para que os hagáis una idea: a una cajetilla de cigarrillos que tenga un precio de venta al público de 3’50 euros, se le aplica directamente el impuesto mínimo, es decir, 2’38 euros. Sumad el 21% de IVA, que son 0’74 euros: la carga impositiva total es de 3’12 euros… ¡El 89% del precio son impuestos!

Un pequeño paréntesis para hablaros del IVA de los cigarrillos. En los cómputos que hacen algunos medios de comunicación, que vienen directamente del Ministerio de Hacienda, no se contabiliza el IVA dentro de los impuestos del tabaco. No hay que buscar en esto ninguna razón oculta: hay un capítulo específico de Impuestos Especiales sobre las Labores de Tabaco y otro, distinto, donde se computa el IVA. De hecho, cuando los antis hablan del impuesto del tabaco, intentando siempre minimizar su inmenso volumen de cerca de 10.000 millones de euros, siempre se “olvidan” de incluir el IVA. Es cierto que el IVA es un impuesto que grava el consumo en general, pero en este caso, además, grava los cigarrillos en particular, forma parte de su pvp y debe estar considerado dentro de los impuestos que los fumadores pagamos por fumar y sólo por fumar.

Si me voy al otro extremo, a una cajetilla que tiene un precio de venta al público de 4’60 euros no se le aplica ese impuesto mínimo, porque su carga impositiva es mayor aún. Lleva un impuesto que se llama “específico”, que es igual para todas las marcas independientemente de su precio, y que son 0’38 euros; otro más, proporcional al precio, que se llama “Ad Valorem”, que es del 53’1% del pvp, en este caso sería de 2’44 euros; y el IVA, insisto, que es el 21%, 0’97 euros. El total de la carga impositiva es 3’79 euros, es decir, el 82’4% del precio.

¿Os parecen bajon los impuestos del tabaco? ¡Pues hay quien dice que los tienen que subir más!

En este enlace encontraréis el informe anual de impuestos especiales que hace la Agencia Tributaria, donde hay un generoso capitulo para los impuestos del tabaco. Es bastante suculento. La lástima es que se hace a un par de año vista y hay que recordar que tanto 2011 como en 2012 los impuestos del tabaco han vuelto a subir significativamente en España.

AGENCIA TRIBUTARIA

Merece la pena el capítulo de presión y esfuerzo fiscal, donde se ve que cuando los impuestos del tabaco se ponen en relación con la renta y el PIB, los fumadores españoles pagamos más impuestos que los alemanes, los franceses, los británicos, los irlandeses, los suecos, los daneses… Echadle un vistazo. Es un documento oficial.

Los impuestos del tabaco tienen una estructura complicada, que haría esta entrada más farragosa aún, pero para que tengáis una noción básica, se calculan justo al contrario porque el mercado de cigarrillos en España es un monopolio estatal. Cuando uno va a comprar un coche, por ejemplo, acuerda un precio al que se le suma el IVA, el impuesto de matriculación… En los cigarrillos no es así. El fabricante decide el precio, que tiene que ser aprobado por un organismo autónomo, el Comisionado para el Mercado de Tabacos, que depende el Ministerio de Hacienda. El precio se publica en el BOE (en serio, en el BOE) y es oficial en todos los estancos (si lo compráis en máquina, lleva un recargo de 15 céntimos, nunca más). De ese precio, establecido por el fabricante, se calcula el impuesto. Lo que significa que si el fabricante sube su marca 10 céntimos, el impuesto se recalcula y el resultado es que ¡8 céntimos y pico de esa subida se va en impuestos!

Aquí os pongo un cuadro donde podéis verlo de forma bastante gráfica.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

7 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impuestos del tabaco

En defensa abierta del tabaco

Insisto para que no pare: por favor, seguid mandando fotos de salas de fumadores en aeropuertos. Hoy os enseño una del aeropuerto de Frankfurt, pero enviadnos más, por favor, a info@clubfumadores.org con el asunto “Aeropuertos del mundo”.

Al tema de hoy, mucho más corto que el último y en otro registro completamente distinto.

Hay informaciones, como ésta, que me ponen los pelos de punta.

LA INDUSTRIA TABAQUERA CONTRAATACA CON LAS APPS

¡Qué miedo eh! ¡Que tíos más malos! ¡Mira que contraatacar! Ni que nadie les estuviera atacando ¿o sí? Menos mal que están ellos para defendernos.

Pero fijaos qué frase: “Como ésta hay muchas otras que, a modo de falsos reclamos para dejar de fumar o como defensa abierta del tabaco, se pueden descargar cada día millones de usuarios”. En opinión de esta periodista (es claramente su opinión y no una información) es censurable que alguien haga una “defensa abierta del tabaco”.

¡Yo defiendo abiertamente el tabaco! Que conste. Y, lo peor de todo, no creo que esté haciendo nada malo.

Ahora entiendo por qué este periódico no me llama nunca, ni viene a los actos de Fumadores por la Tolerancia: ellos ven censurable que se haga una defensa abierta del tabaco, como lo que yo hago cuando digo que fumar es sinónimo de libertad, de respeto, de tolerancia mutua, de convivencia en valores, de amistad, de solidaridad, de compañerismo (bajo la lluvia)…

El resto de la información, sobre todo el final apoteósico, es la burda manipulación de siempre que se explica leyendo con atención este pantallazo de página web que yo tengo guardado como oro en paño.

Y como yo sí que confío ciegamente en vuestra inteligencia, como sé que sois adultos inteligentes, capaces de formaros vuestra propia opinión y de tomar vuestras propias decisiones sin necesidad de que venga ningún experto para una vida sana a salvaros… No tengo nada más que añadir.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

26 comentarios

Archivado bajo Club de Fumadores por la Tolerancia, Industria farmacéutica, Uncategorized