Archivo de la etiqueta: Fumadores por la Tolerancia

Cuando los baños de democracia son como tiros que salen por la culata

Como todos sabéis, nosotros participamos activamente en la consulta pública para la reforma de la directiva de productos de tabaco de la Unión Europea. No nos duele en prendas reconocerlo. No hicimos nada malo, al contrario, informamos abiertamente a todos los que nos siguen de que esa consulta estaba en marcha, la desciframos para que fuera entendible por todos (incluso para los antitabaco que nos siguen) y dimos las claves para poder responder en defensa de los derechos de los fumadores.

La Comisión Europea quería darse el baño de democracia, lanzando la consulta al público, como una especie de plebiscito no vinculante, pero para acercar la opinión de los ciudadanos a los centros de decisión. Lo puso difícil, intrincado, en inglés sólo y por Internet (se podía participar por carta, pero primero había que entender las preguntas colgadas en Internet). Para poder participar en la consulta con conocimiento de causa, era necesario que alguien interviniera para, de verdad, acercarla a la opinión real de los ciudadanos. Eso hicimos en Fumadores por la Tolerancia y, también, y más activamente, otros colectivos, como los estanqueros italianos, que consiguieron una muy amplia respuesta y abrumadora en contra de las tesis de la Comisión y del dimitido John Dalli.

Pero no penséis que los estanqueros italianos, o cualquier otro grupo de presión, se dedicaron a mandar respuestas como locos como si esto fuera una encuesta de un periódico digital. Lo que se hizo, lo que nosotros hicimos, fue fomentar la participación ciudadana en la consulta, traduciendo e interpretando las posibles respuestas. El rechazo recibido por la UE a la reforma de la directiva fue firmado por personas, ciudadanos corrientes, fumadores y no fumadores, gente común que vive su vida aparte de la acción “malévola” de cualquier lobby.

Han intentado darse un baño de democracia, pero los resultados no les han gustado. Y, para seguir adelante con su reforma, desprecian olímpicamente las respuestas recibidas en la consulta, aduciendo que su Eurobarómetro demuestra todo lo contrario: que los ciudadanos, incluidos los fumadores, están a favor de las nuevas prohibiciones que proponen.
Lo dicen en el escrito de justificación de la reforma, previo al borrador de la Directiva. Lo que omiten es que el Eurobarómetro es un trabajo demoscópico para el que se realizan mil encuestas en toda Europa (UE y países cuyo ingreso aún no se ha materializado). Mil. En la consulta participaron 85.000 personas.
Aquí está el texto del que os hablo. Vosotros juzgaréis.

RESULTADOS DE LA CONSULTA DE LAS PARTES INTERESADAS Y EVALUACIÓN DE IMPACTO

Como parte de los preparativos de la presente propuesta, entre el 24 de septiembre y el 17 de diciembre de 2010 tuvo lugar una consulta pública. La Comisión recibió más de 85 000 contribuciones de un amplio abanico de partes interesadas. Las contribuciones de los ciudadanos supusieron un 96 % de las repuestas de la encuesta; de estas, un 57% son respuestas duplicadas/repetidas, que parecen ser el resultado de varias campañas de movilización ciudadana que tuvieron lugar en algunos Estados miembros. Las acciones y los esfuerzos de estas campañas han afectado a los datos cuantitativos globales de la consulta pública, lo que indica que la mayoría de los ciudadanos que respondieron a la consulta estaban en contra de modificar la Directiva sobre productos del tabaco. Estos resultados se desvían significativamente de la última encuesta del Eurobarómetro, publicada en mayo de 2012. La encuesta del Eurobarómetro indica que los ciudadanos de la UE, incluidos los fumadores, son en su mayoría favorables a las medidas de control del tabaco, incluidas las propuestas en el presente documento, como la introducción de advertencias gráficas en todos los envases del trabaco y de medidas de seguridad. Al revés de lo que ocurre con las consultas públicas, es importante indicar que los participantes en la encuesta del Eurobarómetro se eligen al azar. Los representantes de los Estados miembros y, en mayor medida, las ONG en el ámbito de la salud son favorables a la introducción de unas medidas de control del tabaco estrictas, mientras que la industria del tabaco y los vendedores minoristas están en contra de algunas de las medidas más estrictas”.

Así lo han toreado. Como si los lobbies antitabaco no hubieran podido libremente participar, como si ellos no hubieran hecho campañas para animar a sus simpatizantes a tomar parte en la decisión, como si nosotros hubiéramos puesto algún impedimento para que los que están a favor de que se prohíba todo o casi todo participaran a través de nuestra web. No lo hicimos. Abrimos la participación a todo el mundo.

Pero, para la Comisión una encuesta que usa de muestra a mil personas tiene más valor que 85.000 respuestas a su consulta.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Consulta Pública, Eurobarómetro, Fumadores por la Tolerancia, Lobby antitabaco, Reforma de la Directiva Europea de Productos de Tabaco

Los cigarrillos (legales) se hunden

No penséis que me he olvidado de vosotros. Tengo mucha tarea y, citando a los clásicos (es decir, Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja sitio a lo importante“. Parece que el filtro antitrolls que tiene wordpress funciona de maravilla, porque estos días atrás hemos sufrido el ataque furibundo de un antitabaco lleno de ira y de argumentos cacosos y el propio blog lo ha clasificado de spam. Os imagináis los piropos que os lanzaba, ¿no?

Ya sabéis que yo soy partidario de que todo el mundo diga lo que le parece, a favor y en contra. De hecho, alguien hay por ahí cuya respetable opinión siempre es contraria a la mía, pero con firma. Otra cosa es trollear y, aunque el mejor remedio contra los trolls es no darles de comer (“Don’t feed the troll“), ante sus razones espirales y retroalimentadas muchos de vosotros no podéis refrenaros. Así que, mejor así.

Os cuento que he estado manejando cifras de venta de cigarrillos en 2012 y  son un cante. Puede que alguna ex ministra de Sanidad se sonría de medio lado y que las asociaciones médicas aplaudan y atribuyan el descenso de venta de cigarrillos a la Ley Antitabaco, confundiendo al personal, como hacen siempre, en un cóctel de cifras en el que no se marca la diferencia que existe entre venta y consumo de tabaco. Son cosas muy distintas, como todos vosotros sabéis. Las ventas de cigarrillos han vuelto a caer en 2012 un 10%, pero el consumo, queridos amigos, no ha dado señales de descender y eso no está medido, salvo por el Barómetro Sanitario 2011 (CLIC página 10), del Ministerio de Sanidad, que insiste en que, a pesar de leyes, prohibiciones, arrinconamientos y estigmatizaciones sociales; a pesar de las ministras que salen ufanas a anunciar a la prensa que gracias a su ley han dejado de fumar un millón de personas… En España sigue fumando un tercio de la población adulta. Igual que hace dos décadas. Vamos, que las políticas antitabaco basadas en la represión del hábito son, como siempre hemos dicho en Fumadores por la Tolerancia, un rotundo fracaso.

Hace cinco años, el mercado de cigarrillos en volumen superaba las 90.000 millones de unidades vendidas. Se hablaba, entonces, de mercado maduro, con una leve tendencia al decrecimiento. Nadie podía espera que en 2012, el mercado apenas superara los 50.000 millones de unidades, un 40% menos en un quinquenio. Aquella “leve tendencia al decrecimiento” se convirtió en una caída del 9’88% en 2009 (81.000 millones de unidades), otra del 11% en 2010 (72.000 millones de unidades), un hundimiento del 17% en 2011 (59.000 millones de unidades) y un 10% menos, de nuevo, en 2012.

En este punto de la ecuación, hay que volver a hablar del impuesto contra los fumadores, porque estoy convencido de que os va a resultar, al menos,  curioso. A pesar de que el mercado de cigarrillos se ha empequeñecido hasta casi la mitad, en 2008 los fumadores pagamos a Papa Estado 9.200 millones de euros en impuestos por fumar y, en 2012, con la venta capitidisminuida, esa cifra ha subido hasta los 9.300 millones de euros.

¿A que no adivináis por qué?

La marca más vendida, Marlboro, ha pasado en estos cinco años de 3’00 euros a 4’65 euros, es decir, ha subido un 55% y hoy ya no se puede encontrar en el mercado un paquete de cigarrillos por debajo de 3’80 euros. ¿Han sido las malvadas tabaqueras?  ¡No! ¿Acaso los avariciosos estanqueros? ¡Tampoco! Ha sido el Estado que ha subido los impuestos hasta, en algunos caso, el 86% de la cajetilla. Os encargo una tarea: encontrad otro producto de venta legal en España cuyo precio haya subido en cinco años un 55%. No hay ninguno, ¿por qué? Porque se habría hundido su demanda.

Las subidas de precio benefician en parte al estanco, cuya comisión es fija del 8’5%, pero, por otro lado, empujan a los consumidores a otras ofertas. Ese es el único e indudable resultado del enorme incremento de la presión fiscal sobre los fumadores: el fumador no deja de fumar por mucho que le suban los impuestos. La demanda de tabaco es rígida, pero se desplaza a otros productos, para seguir consumiendo a mejor precio.

Aquí entra, sin duda, el tabaco de liar y su meteórico ascenso, que si el consumidor entiende que es más barato es porque, también, deja menos rédito sobre el mostrador del estanco. Pero lo malo no son las nuevas variedades de tabaco legal, sino la invasión lenta y despiadada del tabaco ilegal: contrabando tradicional (menudeo de frontera, principalmente), cajetillas falsificadas que vienen del este, que son cigarrillos de tabaco y de a saber qué más y, sobre todo, las marcas blancas ilegales.

En 2012, según El País (CLIC), la Guardia Civil incautó de 491.000 cajetillas de tabaco ilegal, frente a las 242.000 del 2011, es decir, un 103% más. Las aprehensiones de las aduanas, por alta que sea la cifra, suelen ser sólo una parte pequeña de lo que entra por la frontera. Hoy se estima que el tabaco ilegal copa ya entre el 10% y el 12% del mercado, es decir, entre 5.000 y 6.000 millones de cigarrillos. Esto sí que hace daño: al estanco, a la industria tabaquera, al Estado, que ve mermados sus ingresos por impuestos y, sobre todo, al fumador que, por ahorrarse un dinero, no sabe ni lo que está fumando.

Y, mientras tanto, los médicos a celebrarlo por todo lo alto. No sabemos qué: hay los mismos fumadores, se expone a los consumidores a tabacos de ínfima calidad y dudosa procedencia, los estanqueros se arruinan… Alguien debería darse cuenta de que las políticas antitabaco tienen que dar un giro de 180 grados y que en el debate público sobre fumar o no fumar, copado hoy por argumentos puramente sanitarios, hay que dar espacio también a razones lógicas de ámbito socio-económico.

Mucho ojo con el tabaco que compráis. Os lo digo en serio. Hay en el mercado negro auténtico veneno para fumar. Quiero decir veneno de verdad.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

2 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impuestos del tabaco, Ley Antitabaco, Tabaco ilegal

La ley antitabaco cierra 16.000 bares

Antes de nada: ¡aeropuertos! Vamos, amigos, seguro que alguno de vosotros anda por esos mundos y tiene una foto de un área de fumadores de un aeropuerto de un país subdesarrollado como Alemania o Suiza. Enviadla a info@clubfumadores.org que empezamos bien y ahora nos hemos parado. Ánimo.

Y ahora el tema: bares cerrados… No hay más que darse una vuelta por el barrio. ¿Verdad? Pero para que veáis que no lo decimos nosotros, que no queremos retorcer la noticia, que la damos tal y como ha salido en los medios (nada sospechosos, al contrario, de hablar a favor del tabaco).

El economista, un periódico que se declaró públicamente enemigo del tabaco:

“¡La tormenta perfecta! La ley antitabaco y la crisis cierran en un año 16.351 bares, el 7%”

Por contrastar, he buscado algo más en Google… Hace un par de meses, el Diario Crítico del Turismo:

La crisis y la Ley Antitabaco dejan el número de bares a niveles de hace 15 años

Que sí, que es verdad que hay crisis y que ese es probablemente el ingrediente principal del hundimiento de los bares y restaurantes, pero, como dijimos desde Fumadores por la Tolerancia en 2010, durante la campaña Prohibido Prohibir, a ningún gobernante serio se le ocurre legislar contra el consumo en tiempos de crisis. Y eso es la ley antitabaco: una barrera legal al consumo de un producto legal que arrastra consigo otros consumos asociados.

La crisis, sí, pero la ley antitabaco, también, como acertadísimamente cuenta la información de El Economista. El informe original, “Los secretos de la hostelería”, firmado la FEHR (Federación Española de Hostelería y Restauración) asegura que el año pasado se cerraron en España 16.341 bares: en 2010 había 239.181 bares, el año pasado se contaban 222.840, es decir, un 7% menos.

Cuando leo estas cosas, hiervo. Se me arremolinan los recuerdos de aquel 2010 en que me di tres vueltas por España como un telepredicador, recogiendo firmas contra la prohibición total y advirtiendo del desastre que se avecinaba y no sé por dónde empezar el inventario de afrentas y patadas a la democracia. Aquí el día que entregamos el primer MEDIO MILLÓN DE FIRMAS en el Congreso.

¿Por la admisión de la validez de dos informes de impacto económico de chiste, presentados por dos asociaciones médicas en la Comisión de Sanidad del Congreso, incluida comparecencia de sus responsables, mientras los motivos de la FEHR se despreciaban (señalados como esbirros de las tabaqueras) y a Fumadores por la Tolerancia, con más de medio millón de firmas, se nos vetaba?

Aquellos estudios que retorcieron la verdad y “engañaron” a la ministra Trinidad Jiménez, fueron elaborados por sociedades médicas, no empresariales: uno por la Sociedad Española de Epidemiología, Patrocinada por Pfizer, fabricante del medicamento para dejar de fumar, Champix…

Sociedad Española de Epidemiología

Y otro por la Asociación Economistas de la Salud

Entre los socios protectores de AES se encuentran Pfizer, Glaxo Smithkline, fabricante de Zyntabac; Johnson & Johnson, fabricante de parches y chicles de nicotina… En fin, pueden verlo en sus webs.

Estos son los estudios se presentaron como buenos a los portavoces de los grupos parlamentarios en el Congreso (yo aún los tengo si alguien los quiere ver). AES fue incluso llamada a comparecer ante la Comisión de Sanidad del Congreso para contar su estudio, pero nadie quiso escuchar al economista Juan Carlos Collado, doctor por la Universidad de Berkeley, cuando dijo que esos estudios eran “demasiado burdos como para pensar que se trate de un intento de engaño

Los estudios del Gobierno que amparan el veto al tabaco en la hostelería no recogen el impacto económico en el sector

Concretamente del estudio de AES, el que se admitió en la Comisión de Sanidad, Collado dice que se trata de “una lectura demagógica y sesgada de algunos datos sectoriales del sector hostelero y una lectura superficial de algunas experiencias internacionales. Nada que ver con el impacto económico de la ley ni con el posible impacto económico de su ampliación”.

Fumadores por la Tolerancia nunca dijo que no se hiciera la ley antitabaco. Lo que aún defendemos es una ley de respeto a los derechos de todos y, sobre todo, rigor en el trámite legislativo y respeto a los mecanismos de control que la democracia tiene para que las leyes se hagan para las personas: elaboración de estudios independientes y serios de impacto económico y memorias sociales rigurosas; control por parte de los órganos consultivos del Estado (Consejo de Estado, Económico y Social…). No estamos en contra de que se regule el uso del tabaco, pero queremos que esa regulación sea racional y que tenga en cuenta los intereses de todos y no sólo la salud pública y a quienes dicen defenderla, porque aunque, sin duda, la salud es importante, la libertad es más importante y el sustento de muchas familias que viven directa o indirectamente del tabaco y de la hostelería, mucho más.

Hoy ya no se puede ni pedir que se depuren responsabilidades por una ley mal hecha, porque de esto no se acuerda nadie, y todo el mundo dice que es difícil cambiarla… ¿Por qué? ¿Por qué es difícil cambiarla? ¿Quién hace las leyes en este país? ¿Rajoy? ¿Mato? ¿La UE? No. Las leyes las haces tú y esta ley se puede cambiar si tú quieres.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

26 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Impacto económico, Ley Antitabaco, Trinidad Jiménez

Del poderoso lobby

Fotos de aeropuertos.

Venga, que empezamos muy bien, pero ahora se ha parado un poco. Ésta es de Marrakech y merece un comentario.

Los fumadores han sido expulsados de aeropuertos en países como Marruecos y España, mientras que en Alemania y Suiza, tienen una sala más o menos digna (las suizas son superiores). Ésta es la premisa, las conclusiones las dejo a vuestra inteligencia que es mucha.

Enviadnos más fotos de salas de fumadores de aeropuertos, por favor, a info@clubfumadores.org con el asunto “Aeropuertos del mundo”.

Ayer colgué esta información en el Facebook de Fumadores por la tolerancia. Está en inglés, pero hoy San Google lo traduce todo requetebién, así que no me obliguéis a hacer otro esfuerzo que el voy a hacer: interpretarla.

“Roban información confidencial de ONGs antitabaco en Bruselas”

La información es confusa por una razón: omite, no sé si deliberadamente, el lugar en el que están las oficinas de esos tres lobbies antitabaco. Al parecer, las tres han sido forzadas y registradas en busca de algo, no se sabe qué, ni quién ni, por supuesto, por qué, pero ya os imagináis que una información como ésta está destinada a sembrar dudas.

Sobre todo llama la atención que la información fuera “confidencial”. ¿Qué eran esas oficinas? ¿El KGB?

Pero el quid de la información sigue siendo el dónde… ¿Dónde están esas oficinas? ¿Acaso estaban una en cada extremo de Bruselas de forma que, quienes las forzaron, tuvieron que gastarse una pasta en taxis?

No, amigos.

Esas oficinas, las tres, están dentro de la sede del parlamento europeo en Bruselas.

Todavía recuerdo cuando fui a Bruselas a asistir al Congreso del TICAP, la coalición internacional contra las prohibiciones, que dos eurodiputados británicos, el Partido Independiente del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage (foto 1) y Godfrey Bloom (foto 2) quisieron acoger dentro del parlamento europeo.

Foto 1

Foto 2

Cuando el lobby antitabaco se enteró, movieron hilos misteriosos y nos echaron. ¡Literalmente nos echaron! Como si en el parlamento europeo no estuviera permitido decir lo que opinas. Es increíble, pero os juro que fue así. La organización del congreso reaccionó muy  rápido y la reunión se pudo celebrar en una sala de un hotel Silken cercano al parlamento… Fumando en la calle en los descansos, claro.

Ésta no es la clásica historia de buenos y malos y yo quiero alejarme lo más posible de esa visión tan limitada de la realidad. Pero, desde luego, lo que tengo claro es que los que estamos en este bando, en el de la libertad, defendemos derechos que han sido cruel e injustamente pisoteados, mientras que aquellos cuyas oficinas en el parlamento europeo pueden ser forzadas (porque las tienen y pueden moverse a gusto por allí diciendo lo que quieran),  pero que también las tienen dentro de la OMS y de muchos ministerios de sanidad nacionales (de manera que a veces es difícil distinguir donde comienza la administración y dónde termina el lobby antitabaco), no defienden la salud de nadie.

Ahí tenéis, por poneros un ejemplo cercano, el Observatorio de Prevención del Tabaquismo. Echadle un vistazo y decidme qué os parece su composición.

OBSERVATORIO DE PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO. MINISTERIO DE SANIDAD

Ahora hay un anuncio en la radio que todas las mañanas me recuerda uno de mis principios. Dice el spot: “¿Cuántas canciones se han dedicado a la libertad?”. Y yo siempre pienso: “¿Y a la salud pública?”

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

11 comentarios

Archivado bajo Fumadores por la Tolerancia, Lobby antitabaco, OMS, Uncategorized

En defensa abierta del tabaco

Insisto para que no pare: por favor, seguid mandando fotos de salas de fumadores en aeropuertos. Hoy os enseño una del aeropuerto de Frankfurt, pero enviadnos más, por favor, a info@clubfumadores.org con el asunto “Aeropuertos del mundo”.

Al tema de hoy, mucho más corto que el último y en otro registro completamente distinto.

Hay informaciones, como ésta, que me ponen los pelos de punta.

LA INDUSTRIA TABAQUERA CONTRAATACA CON LAS APPS

¡Qué miedo eh! ¡Que tíos más malos! ¡Mira que contraatacar! Ni que nadie les estuviera atacando ¿o sí? Menos mal que están ellos para defendernos.

Pero fijaos qué frase: “Como ésta hay muchas otras que, a modo de falsos reclamos para dejar de fumar o como defensa abierta del tabaco, se pueden descargar cada día millones de usuarios”. En opinión de esta periodista (es claramente su opinión y no una información) es censurable que alguien haga una “defensa abierta del tabaco”.

¡Yo defiendo abiertamente el tabaco! Que conste. Y, lo peor de todo, no creo que esté haciendo nada malo.

Ahora entiendo por qué este periódico no me llama nunca, ni viene a los actos de Fumadores por la Tolerancia: ellos ven censurable que se haga una defensa abierta del tabaco, como lo que yo hago cuando digo que fumar es sinónimo de libertad, de respeto, de tolerancia mutua, de convivencia en valores, de amistad, de solidaridad, de compañerismo (bajo la lluvia)…

El resto de la información, sobre todo el final apoteósico, es la burda manipulación de siempre que se explica leyendo con atención este pantallazo de página web que yo tengo guardado como oro en paño.

Y como yo sí que confío ciegamente en vuestra inteligencia, como sé que sois adultos inteligentes, capaces de formaros vuestra propia opinión y de tomar vuestras propias decisiones sin necesidad de que venga ningún experto para una vida sana a salvaros… No tengo nada más que añadir.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

26 comentarios

Archivado bajo Club de Fumadores por la Tolerancia, Industria farmacéutica, Uncategorized

Nuevo decálogo del buen fumador

Hemos repeinado los Decálogos del Buen y del Mal Fumador para darles un tono distinto, más cercano y actual (¡esperamos!), pero tratando, en todo momento, de mantener su esencia: moderación, respeto, buena educación… Son nuestros principios fundacionales, diez normas básicas de educación que todo fumador debería tener en cuenta y que tienen su sentido, aún cuando ya no nos queda más que la calle para poder fumar.

No está peleado renegar de las prohibiciones ni trabajar para revertirlas, como estamos haciendo desde Fumadores por la Tolerancia, con actuar con respeto hacia los no fumadores. Nosotros nunca hemos aceptado que esto sea una lucha de derechos enfrentados e irreconciliables. Fumadores por la Tolerancia apoya el derecho prioritario de los no fumadores y aboga por la implementación de soluciones intermedias, lejos de las prohibiciones, que den cabida a los derechos de todos y, para eso, siempre hemos contado con la comprensión y el apoyo de la inmensa mayoría de los no fumadores.

Por eso, pensamos que nunca hay que olvidarse de la buena educación.

DECÁLOGO DEL BUEN FUMADOR

Fumadores por la Tolerancia cree que la convivencia entre fumadores y no fumadores es posible gracias a una serie de sencillas normas basadas en la buena educación, el respeto y, por supuesto, la tolerancia. Si eres fumador, sigue este decálogo y verás cómo los no fumadores serán contigo tan tolerantes como lo han sido siempre.

1.- Fuma moderadamente. Encuentra el placer de fumar en aquellos momentos de tranquilidad en que verdaderamente lo disfrutas.

2.- Pide permiso antes de encender tu cigarrillo o cigarro. Y si te lo niegan, no fumes, ni te enfades. No es ninguna afrenta.

3.- No apures el cigarrillo hasta el final. El mejor filtro es el propio tabaco.

4.- El tabaco puede ser un símbolo de amistad. No lo hagas odioso a tus amigos no fumadores.

5.- No compres tabaco ilegal. Puede que pienses que te ahorras dinero, pero financiar a las mafias internacionales, al final, te va a salir más caro. Además, no sabes lo que fumas.

6.- Si fumar te hace daño: déjalo. Tú mandas sobre el tabaco, no el tabaco sobre ti. Nadie dice que sea fácil, pero dejar de fumar es posible con fuerza de voluntad.

7.- No fumes mientras conduces. Es un motivo de distracción. Mejor paras, te tomas un descanso, fumas y, después, sigues tu viaje.

8.- Respeta las prohibiciones de fumar, incluso aunque no las comprendas. Aspiramos a cambiar las prohibiciones absurdas, pero siempre desde el cumplimiento de la leyes.

9.- Los menores no deben fumar. Sólo los adultos tienen capacidad legal para asumir con responsabilidad los riesgos del tabaco. Impide que los menores fumen.

10.- Si no tiras papeles al suelo, ¿por qué llenarlo de colillas? Apaga tu cigarrillo y deposita la colilla en la papelera más cercana. Hoy todas tienen cenicero.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

10 comentarios

Archivado bajo Club de Fumadores por la Tolerancia, Decálogo del Buen Fumador, Fumadores por la Tolerancia, No fumadores