Archivo de la etiqueta: fumadores

9.382 millones de euros

Los fumadores pagamos en 2012, sólo por fumar, 9.384 millones de euros en impuestos. Esto no es un estudio, ni una investigación, ni una estadística: es un apunte contable en los presupuestos generales del Estado. Es importante que esto quede claro. Otros, a los quince días de aprobarse la ley antitabaco, ya estaban lanzando estudios sobre los beneficios para la salud de la norma…

Pero lo que es indudable, es que hoy, cada vez que un fumador acude al estanco a comprar un paquete de cigarrillos, se gasta un mínimo de 3’80 euros, de los que 3’28 euros son impuestos, un 86% del PVP. Tampoco es una estadística. Es otra realidad incontestable. 

Extrañamente, esta noticia, que otros años tienen una enorme repercusión en los medios, esta vez no ha tenido casi espacio. No insinúo nada extraño, no creo que haya una conspiración para acallar al fumador ni una confabulación secreta. Este artículo de La Razón resume bastante bien la contradicción moral que representa recaudar casi 10.000 millones de euros al tiempo que se vacía de derechos a 11 millones de adultos, que quieren fumar y carecen ya de espacios.

 

CLIC

Algunos, los que habitan en el dudoso campo de la interpretación interesada de la estadística, han querido rebatir esta realidad con cifras que sólo representan improbables piruetas del imaginario médico, que tratan de amedrantar al ciudadano y de culpabilizar más al fumador, atribuyéndole un gasto sanitario, en época de recortes, que no está demostrado que le corresponda. No es que yo dude de la estadística, estaría bueno. Como hizo Joaquín Leguina en El País en su día (CLIC), dudo de la interpretación que hacen algunos de sus investigaciones. Es falso que el tabaco cueste a la sanidad pública 15.000 millones de euros al año o más, como aseguran. En cualquier caso, no hay forma de medirlo, no se puede comprobar y, por tanto, es una cifra sin ninguna fiabilidad ni base que sólo se sostiene por el prestigio, cada vez menor, que da la bata blanca a quienes la defienden.

Es una lástima que esa cifra tenga siempre más repercusión mediática y que mis compañeros periodistas no la cojan con pinzas ni traten de hacer algo por cotejarla: lo dice un médico y será verdad. Frente a ella, además de los 9.384 millones de euros de los fumadores, están los seguros sociales que religiosamente pagamos los que fumamos y tenemos la suerte de tener trabajo. No sé cuántos seremos, pero en 2005, con el debate de la prohibición de fumar en los centros de trabajo, éramos casi seis millones de personas (hoy seguro que son menos, por desgracia) los que pagamos religiosamente mes a mes o en nuestra nómina esos seguros sociales que van directos a la sanidad pública.

Fumadores por la Tolerancia no cree que esta anual aportación a las arcas públicas (sangría, diría yo), que se resume abajo en un, espero, cuadro muy interesante, nos dé más derechos a los fumadores, como contribuyentes de primera… Pero lo que sí reclamamos es los MISMOS derechos que los demás.

Y, por cierto, ¿cómo habrá sido el año 2012 para los fumadores que ha caído el mercado de cigarrillos un 12% y, sin embargo, el estado ha recaudado un 5% más? Pensadlo.

Javier Blanco Urgoiti +D, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

evolución histórica impuestos del tabaco 1990-2012

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La bola de cristal

Siempre he dicho que la memoria, la falta de ella, es el instrumento del que mejor se valen los que promueven las leyes antitabaco y, por eso, conviene recordar bien de dónde venimos, para saber dónde estamos y, por supuesto, donde estaremos en unos años.

Quizá los que sois más jóvenes no lo sepáis, pero hace 20 años en Nueva York se prohibió fumar en el puesto de trabajo y, de pronto, se hizo cotidiana la imagen, mil veces repetida, de los ejecutivos fumando apiñados en los portales, ateridos de frío bajo la lluvia. Pensábamos… Yo lo pensaba, desde luego… “Estos americanos están como cabras. Eso nunca pasará en España”.

¡Cuánto me equivocaba! Hoy nuestra ley es mucho peor, mucho más prohibitiva, que cualquier ley americana. Que no te digan lo contrario, que no te pongan de ejemplo a Estados Unidos: en España somos más papistas que el Papa.

Ahora llega esta noticia.

“Una ciudad de Florida no tendrá empleados fumadores”

“En Delray Beach entró en vigor una norma que impide a fumadores postularse para cargos públicos. La medida busca ahorrar dinero en seguros médicos en tiempo de crisis”.

Con el correspondiente link CLIC

La OMS ya anunció, en 2005, que no contrataría a fumadores. CLIC

¡Y no os perdáis el antetítulo! La OMS “Quiere dar ejemplo”.

Y a todo el mundo le pareció lo más normal. Supongo que hay que pensar que ya que se ha echado a la calle a los fumadores, en el sentido literal de la frase, pues que estén en la calle también en el sentido figurado. Una cosa es que no se pueda fumar en el edificio de la OMS y otra, muy distinta e intolerable, es que mi empleador me dicte lo que debo hacer o no hacer en mi tiempo libre.

¿Saco la bola de cristal o ya os imagináis por dónde van los tiros?

La estrategia de desnormalización del uso del tabaco implica, necesariamente, la estigmatización social del fumador. Respetaremos la ley, pero, convéncete: lo normal NO es fumar en la calle.

Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia

24 comentarios

Archivado bajo Discriminación laboral, Fumadores por la Tolerancia, OMS